Entrevista a Graciela Boschetti

Condiciones ambientales en el Delta Entrerriano

El objetivo fue elaborar un diagnóstico de las condiciones del sistema socio-productivo y ambiental del sector entrerriano del Delta del Paraná.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Graciela Boschetti, directora del Proyecto
El proyecto de investigación Diagnóstico de las condiciones del sistema socio-productivo y ambiental del sector entrerriano del Delta del rio Paraná, desarrollado por la Facultad de Ciencias Agropecuarias de nuestra Universidad, realiza -entre varios aspectos- un análisis muy importante sobre las condiciones ambientales del lugar. En este sentido, UNER NOTICIAS dialogó con Graciela Boschetti, licenciada en Edafología y directora del Proyecto, profundizando sobre la temática.

-Toda investigación persigue objetivos, ¿Cuáles serían en este proyecto?
El objetivo del proyecto fue elaborar un diagnóstico de las condiciones del sistema socio-productivo y ambiental del sector entrerriano del Delta del Río Paraná con el fin de aportar una herramienta para el desarrollo sustentable de la región. La fortaleza del Delta entrerriano radica en ser un gran reservorio de agua dulce con capacidad para amortiguar inundaciones, que posee una alta biodiversidad florística y faunística, con condiciones ambientales adecuadas para actividades productivas como ganadería, forestación, apicultura, pesca, caza, extracción de áridos y turismo.

-Resulta esencial en este estudio ver cómo se encuentra afectada la calidad de los humedales y el ecosistema…
Debemos saber que el Delta del Paraná es una región heterogénea, con una gran diversidad de recursos y, en consecuencia, con una gran variedad de actividades productivas relacionadas con dichos recursos. El Delta proporciona medios de vida a sus pobladores, que dependen principalmente de los recursos y los servicios ambientales de los humedales. Sin embargo, el aumento en el uso de los recursos naturales del Delta y la variedad de prácticas de gestión de agua y suelo, sumados a la ocurrencia de sequías intensas, están resultando en impactos que afectan negativamente a este vasto ecosistema de humedales, su vida silvestre, la pesca y otras actividades locales y medios de vida asociados.

Marco de situación: el ambiente del Delta entrerriano ha experimentado un cambio en el uso productivo. Con la expansión de las áreas destinadas a las actividades agrícolas se fue dando una reconfiguración del territorio ganadero del país. En este contexto, las islas del Delta del Paraná por su ubicación geográfica y la oferta de recursos forrajeros, resultaron apropiadas para la actividad ganadera. Se han construido endicamientos y vías de comunicación seguido por la eliminación de la vegetación natural debido a la habilitación de terrenos agrícolas y ganaderos y la utilización de prácticas agropecuarias y forestales como tala raza, quema de pastizales, etc.
Los humedales están entre los ecosistemas más vulnerables y sensibles a la acción antrópica, se trata de acciones que desembocan en efectos altamente negativos como el incremento de la vulnerabilidad de los recursos hídricos y de la diversidad biológica en todos sus niveles; la disminución de la resiliencia del ecosistema y la amenaza a la seguridad alimentaria y la salud humana.

-¿Qué aspectos se relevaron en la investigación?
Se relevaron aspectos climáticos, geológicos, cartográficos, suelos, ambiente biológico-ecológico y actividad productiva, del sector entrerriano del Delta del Río Paraná. Fueron fuentes de información las instituciones públicas y privadas, gubernamentales y no gubernamentales.

-¿Caracterizamos un poco más al Delta del Paraná…?
El clima de la región deltaica es de tipo Templado Húmedo sin estación seca, aunque en los meses invernales se observa una disminución de la cantidad de precipitaciones. El régimen hidrológico del río Paraná presenta una estacionalidad marcada, donde los caudales medios más altos ocurren en la primera mitad del año, otoño, y descienden en la segunda mitad alcanzando un mínimo en primavera. Un aspecto a remarcar es que en el área del delta las inundaciones provocadas por crecidas del río Paraná, tienen la ventaja de ser previstas con suficiente antelación como para tomar medidas que permitan aminorar las pérdidas materiales.

Por otra parte, los patrones de distribución de las plantas del humedal suelen estar estrechamente asociados al régimen hidrológico del mismo. La elevada variedad de vegetación y la gran densidad de cursos de agua ofrecen un importante hábitat para la fauna silvestre, que satisfacen sus requerimientos básicos de alimentación, reproducción, refugio y descanso. En cuanto a las poblaciones, están asentadas en la costa del delta a lo largo de la ruta nacional Nº 12 y la porción insular no cuenta con ningún centro poblado propiamente dicho, sólo se registran algunas concentraciones de residencias particulares y, según manifiestan los informantes locales, el despoblamiento ha sido la característica relevante. Además, la mayoría de los pobladores de la zona que trabajan en las actividades productivas de la región y viven en la zona, lo hacen en condiciones de vida precarias.

-¿Y qué actividades productivas realizan?
La región del delta del río Paraná apoya su economía en las actividades primarias, fundamentalmente en producciones agropecuarias y extractivas. Por su funcionalidad, los humedales del delta entrerriano ofrecen la posibilidad de realizar producción ganadera bovina, forestación, pesca, apicultura, caza de fauna silvestre, actividad minera y actividades turísticas. La pesca se realiza en forma artesanal o comercial y constituye una de las principales fuentes de ingresos de la población del delta entrerriano, siendo la más importante en términos de mano de obra ocupada. Otra actividad económica típica de la región del delta es la caza. Sus habitantes la practican como alternativa de subsistencia o bien como fuente de ingresos provenientes de la venta de carne, pieles y cueros.

-Trabajaron sobre una matriz FODA…
Sí. Al respecto se identificaron áreas externas e internas involucradas y la influencia positiva y negativa, lo que dio lugar a la descripción de las Fortalezas y Debilidades, y de las variables y escenarios de Oportunidades y Amenazas -FODA- que presenta el área entrerriana del Delta del Río Paraná.

-¿Que Fortalezas encontraron?
Entre las Fortalezas, se destaca un gran reservorio de agua dulce para consumo humano y la producción, disponibilidad para amortiguar condiciones climáticas extremas, capacidad de regulación hidrológica para amortiguar inundaciones, recursos naturales - agua y pastizales de alta calidad- para la actividad ganadera bovina, y además ofrece buenas condiciones ambientales para actividades productivas como forestación y apicultura, entre otros aspectos.

-¿En cuanto a las debilidades?
Las Debilidades se refieren a elementos, recursos, actividades y características propias de la región que constituyen barreras para lograr su desarrollo sustentable. Se observan insuficientes centros de salud de atención primaria, escasos institutos educativos de nivel secundario, progresiva despoblación, dado que la escasa posibilidad de desarrollo genera desplazamiento de la población hacia grandes centros urbanos en condiciones precarias, insuficiente provisión de energía eléctrica y de servicios para los pobladores y para la producción, falta de incentivos para promover la conservación y las actividades productivas tradicionales del humedal, falta de planes de contingencia ante crecidas e incendios, entre otros factores.

-Luego de este amplio relevamiento, ¿a que conclusiones o propuestas llegan?
Se propone la creación de un Ente Administrador del Delta Entrerriano, que es planteado como una solución conveniente para el manejo sostenible de los recursos naturales del humedal logrando la articulación entre niveles gubernamentales y los actores, concebidos en términos de comunicación y canalización de demandas. Las condiciones naturales del Delta, un mosaico de humedales cuyo origen, desarrollo y funcionamiento depende de su ciclo hidrológico, requiere de una estrategia integrada del manejo de la tierra, el agua y los recursos que lo componen para el mantenimiento de la integridad ecológica del humedal.

Las principales fortalezas del Delta radican en el gran reservorio de agua dulce para consumo humano y la producción, la capacidad para amortiguar inundaciones y condiciones climáticas extremas, con una alta biodiversidad florística y faunística y condiciones ambientales adecuadas para actividades productivas. Finalmente, la estructura organizacional planteada para el Delta Entrerriano debería replicarse en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires, por que dada la complejidad territorial se requiere de una gestión articulada entre los Comité Ejecutivos de cada una de las provincias que integran el Delta del Paraná.

Contacto: Lic. Graciela Boschetti gboschet@fca.uner.edu.ar
Otras Entrevistas
IV Jornadas Internacionales de Turismo
Catedra de Cultivos Hidropónicos
Encuentro en Territorio
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr