Entrevista a María Inés Bringiotti

El abuso sexual infantojuvenil, una de las formas más graves del maltrato infantil

Bringiotti dictó una conferencia abierta en la Facultad de Trabajo Social.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
El abuso sexual infantojuvenil, una de las formas más graves del maltrato infantil
María Inés Bringiotti
En el marco de la décima Cohorte correspondiente a la Maestría en Salud Mental que se desarrolla en la Facultad de Trabajo Social de nuestra Universidad, María Inés Bringiotti dictó una conferencia abierta sobre “Maltrato y abuso infantil en nuestro contexto”. UNER NOTICIAS entrevistó a la especialista quien ofreció un pormenorizado detalle sobre la problemática.

- Son numerosas las investigaciones sobre Maltrato infantil realizadas por usted desde la UBA…
Sí, ha venido aumentando de manera positiva la revelación de la problemática, su estudio y abordaje desde medios institucionales. La Universidad de Buenos Aires cuenta con espacios académicos especializados en la materia y profesionales formados en la protección, capacitación e investigación de las formas de malos tratos infantojuveniles.

-¿Cómo refieren a la violencia familiar en niños y adolescentes?
A diferentes formas que afectan a sus miembros; maltrato y abuso hacia los niños, niñas y adolescentes, violencia y abuso hacia la mujer y hacia el hombre, violencia cruzada en la pareja y violencia y abuso a los ancianos. Generalmente se articulan y potencian entre sí, ya sea activamente, porque ocurre de unos miembros hacia otros, o porque la misma es observada por los hijos. Los niños no maltratados directamente son considerados testigos de violencia, con el riesgo de aprender esas conductas y repetirlas en el futuro.

Hace un tiempo ya que se propuso reemplazar en el ámbito internacional el concepto maltrato infantil por el de violencia hacia los niños, para poder así incluir todas las formas de ser violentado que podía sufrir un niño, desde sus pares, desde la familia, desde las instituciones, desde lo social… Y hoy la pregunta es qué infancia se está gestando en las actuales condiciones de nuestro país, cómo se está hipotecando una generación, con difíciles perspectivas de crecimiento y, a partir de allí, qué sucederá con sus propias familias cuando las conformen y con nuestra sociedad a mediano y largo plazo.

-En ese contexto, resultan incontables las consecuencias de todo tipo que tendrán los niños maltratados…
Efectos devastadores presentan al sufrir alguna forma de violencia en la infancia. Por enumerar algunos: problemas en la conformación de la identidad y la autoestima, dificultades en el apego, problemas para establecer vínculos seguros y gratificantes, dificultades de aprendizaje y de conducta, trastornos de alimentación, incorporación de modalidades violentas de resolución de conflictos y otros efectos en la adolescencia igualmente perniciosos, como embarazos tempranos, droga, alcohol, delitos, fuga del hogar, violencia hacia los otros. En los servicios de atención de hospitales, en juzgados, en las escuelas se ve a diario el impacto de esas experiencias violentas tempranas.

Nota: Cuando hablamos de maltrato hacia los niños, niñas y adolescentes nos referimos a situaciones que van más allá de los golpes y sacudones o los gritos destemplados o formas de abuso sexual. Las formas básicas comprenden el maltrato físico, el abandono físico, el maltrato emocional, el abandono emocional, el abuso sexual, y posteriormente se han incluido el trabajo del menor, la mendicidad, la prostitución infantil, las adopciones inadecuadas bajo la forma de apropiación o aquellas que habiéndose realizado legalmente implican rechazos, mentiras o devoluciones por no cumplir con lo fantaseado previamente. Quedan incluidas todas las formas de apropiación y sustitución de identidad cuyo peor ejemplo son las ocurridas en la época del proceso militar en nuestro país.
Además, un niño sufre alguna forma de maltrato cuando los padres no pueden ocuparse adecuadamente o demuestran incapacidades parentales para el control y crianza.

-Una de sus investigaciones refiere a los riesgos de maltrato infantil en madres adolescentes…
Es un enfoque que llevaría mucho tiempo desarrollarlo, pero nuestro equipo también ha investigado sobre el riesgo del embarazo adolescente en la calidad del vínculo temprano como protector de posibles disfunciones entre las que podrían darse los malos tratos y la negligencia. Hemos visto que no toda adolescente embarazada tendrá problemas en el ejercicio del rol materno y los cuidados brindados al hijo, ya que la influencia del apoyo y aceptación familiar y la presencia de una pareja sostén son muy importantes. Además, la situación económica y el contexto vital influyen marcadamente. Sin embargo, la comparación entre embarazadas adolescentes y no adolescentes muestran la situación de mayor vulnerabilidad de las primeras, ya que en este caso tenemos a dos menores involucrados –madre e hijo– en situaciones de desprotección e inmadurez.

Dato: un “Estudio de Prevalencia del Abuso Sexual Infantojuvenil” realizado desde la UBA, arrojó que un 14 por ciento de la población de la ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires “ ha sufrido antes de los 18 años y el 70 por ciento es cometido por parte de los que deberían cuidarlos y protegerlos, familiares, profesores, amigos, conocidos.

-Y en estos últimos años se ha sumado la violencia en las escuelas, punto del cual trabajaron sobre cambios de estructuras y funciones en las familias…
Los docentes de los años 60 o los 70 recibían alumnos que casi en su totalidad pertenecían a la familia “tipo” de los censos de población, papá, mamá, hijo único o con hermanos. En cada escuela había alguna mamá sola, por abandono del papá, por ser madre soltera…eran los casos menos comunes. Poco a poco van llegando los alumnos de padres separados, al principio generaban comentarios preocupados acerca de la situación, luego ya en los años 80 y los 90, los alumnos con padres separados dejaron de ser lo diferente para transformarse en lo habitual, ya no era una mamá sola abandonada, sino una pareja casada o conviviente que decidía separarse. Se comenzó entonces a estudiar el impacto de la separación de los padres en el rendimiento escolar y en las relaciones sociales de estos niños. Estos padres/madres separados frecuentemente formaban una nueva familia y la escuela recibía al hijo de la nueva pareja con hermanos de parejas anteriores del papá o la mamá o al alumno de uno de los padres que ahora tenía otra familia y otros hermanos menores.
De las reservas frente a este nuevo modelo de familia se fue evolucionando hacia la consideración de sus aspectos positivos, cuando esa familia estaba integrada, ensamblada y se priorizaba la armonía y la elección por sobre la obligación de mantener unida a una familia a pesar de todo lo que pasaba o no pasaba en su interior. Cada una de estas nuevas situaciones fue visible a partir de algunos casos, luego se fueron extendiendo, generaron reparos y resistencias, y fueron consideradas al principio como familias de riesgo con impacto negativo en los niños y su normal desarrollo evolutivo.

-Se plantea todo un nuevo desafío para docentes y directivos de las escuelas…
Cuando pensamos en las nuevas problemáticas que recibe la escuela en estos años, consideramos que uno de los desafíos básicos, son las nuevas u otras formas de familia y géneros, ya que la escuela debe trabajar con niños y adolescentes que provienen de algún tipo de familia y sea cual sea su modalidad, esté presente o ausente, ello hace a la identidad de los alumnos y cuestiona la labor docente.
La formación que los docentes han recibido, las estrategias didácticas, los contenidos curriculares, los cursos de formación y capacitación solían soslayar problemáticas comprometidas dejándolos sin recursos para responder a estas situaciones. Un ejemplo de esto, es el tiempo que se requirió para abordar la violencia familiar y el maltrato infantil, y la educación sexual, temas que hoy están en las agendas de capacitación, se cuenta con materiales y orientación para abordarlos así como con una normativa legal de intervención, pese a lo complejo de las mismas.

-La adolescencia es una etapa clave para analizar en función del maltrato o abuso infantil que pudo sufrir en la niñez…
El trabajo con adolescentes es prioritario por muchas razones, especialmente con el objetivo de evitar la perpetuación de un vínculo violento. En muchos casos estos jóvenes provienen de hogares donde hay relaciones violentas, entre el padre y la madre; entre algunos de ellos y su nueva pareja, con episodios de malos tratos a los hijos; mujeres sometidas y padres violentos. Los modelos aprendidos se materializan al momento de iniciar una relación, si el abordaje es temprano pueden esperarse cambios antes de la consolidación o convivencia de la pareja.
En algunos casos, el registro de la relación como violenta y el no cambio actitudinal de la pareja llevó a la ruptura de la misma. Sin duda es una temática que puede ser trabajada por diferentes profesores y en distintas materias a fin de mostrar la impronta de los buenos tratos en todas las relaciones.

-Trabajaron en relevamientos sobre la problemática en diversas escuelas de Buenos Aires…
Sí, en estos últimos tiempos no pudimos avanzar por razones presupuestarias no obstante al momento contamos con datos parciales obtenidos del trabajo que nuestro equipo realiza en escuelas a partir programas de detección e intervención sobre las múltiples violencias englobadas en la denominación violencia en la escuela – violencias que llegan a la escuela, violencias que genera la escuela o el sistema educativo, violencias macro y micro sociales.
En tal sentido, se observa una mayor preocupación y recaudos al indagar sobre el número de casos, la urgencia es el caso y la necesidad de ayuda frente a lo cotidiano. Una realidad que no es posible soslayar es que a veces la falta de una adecuada articulación con los efectores de salud y justicia, hace que las derivaciones o respuestas no sean las adecuadas o esperadas.
Cuando hay casos donde la justicia revictimiza a los niños y a los docentes que intervienen, entonces se entiende la desconfianza, el desgaste, la impotencia. La presencia del maltrato, continúa siendo casi exclusivamente adjudicada a la familia a pesar de la presencia de otras formas de violencia compatibles con el denominado maltrato institucional. El porcentaje de docentes que toman en cuenta en sus comentarios a las temáticas socio-institucionales es aún bajo, en los talleres, en ese ámbito privilegiado de encuentro y trabajo pueden mencionar otras formas de violencia como la violencia institucional, violencia que los afecta como personas y en su tarea y a la violencia social.

-¿Que se debería hacer ante esto?
Frente a estas situaciones consideramos que es fundamental actuar sobre todo en prevención, tanto en el ámbito familiar como en el escolar. Las charlas, la información que se brinde y sobre todo la realización de talleres de reflexión y participación sólo muy lentamente podrán ir revirtiendo estas situaciones.

El registro elevado de situaciones de violencia entre pares y entre grupo requiere de acciones planificadas dentro de la escuela que involucren a todos los sectores escuela, padres y alumnos. Finalmente, si tomamos en cuenta los casos de niños sufriendo alguna forma de malos tratos en los niveles Inicial y Primario, es importante relacionarlo con las etapas evolutivas de los mismos. Es acá dónde se registra la importancia de desarrollar tareas de prevención del maltrato infantil, sobre todo en el período que abarca desde el nacimiento hasta los 5 años de vida.
Las guarderías maternales, los centros de la primera infancia y las escuelas de nivel inicial, se manejan con un grupo etario de máximo riesgo. Deben estar capacitados para detectar señales de riesgo o de malos tratos, al mismo tiempo que resulta sumamente prioritario el desarrollo de charlas a los padres advirtiendo sobre la fragilidad de los niños y los riesgos que corren en su desarrollo cuando los padres no están mínimamente adiestrados para su función.

*María Inés Bringiotti es Directora del Programa de Investigación en Infancia Maltratada – Facultad de Filosofía y Letras –UBA y Coordinadora del Programa de Actualización: Abordaje Interdisciplinario del Maltrato Infantil y la Violencia Familiar e Institucional, de la misma Universidad, entre otros antecedentes de su vasta trayectoria en la problemática.
Contacto: Dra. María Inés Bringiotti mibringiotti@gmail.com
Otras Entrevistas
Seminario Organización de la Clase
Feria Regional de Editoriales Independientes
El poder del lenguaje y la revolución (feminista) de las palabras
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr