Internacionales - 30.05.2017

El Punto Nemo

Se trata del punto más alejado cualquier línea de costa, el más distante de cualquier atisbo de civilización.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
El Punto Nemo
Existe un lugar donde la expresión "estar en medio del océano" toma un sentido completamente literal. Se trata del punto más alejado cualquier línea de costa, el más distante de cualquier atisbo de civilización que pose sus pies en tierra firme, e irónicamente, no podía encontrarse en otro lugar que en el océano Pacífico.
El enclave fue bautizado en honor al comandante del Nautilus, el protagonista de la novela de Julio Verne, Veinte mil leguas de viaje submarino y uno de los personajes de La isla misteriosa. Exactamente, se trata del conocido como Punto Nemo.

Situado en las coordenadas 48 ° 52.6'S 123 ° 23.6'W, el Punto Nemo, también denominado como el polo oceánico de inaccesibilidad, se encuentra separado de manera equidistante por 2.688 kilómetros de las tierras más cercanas: la Isla de Ducie –en el archipiélago de las Pitcairn- al norte; Motu Nui –cercana a Isla de Pascua, al noreste; y al sur, de la Isla Maher , en la Antártida. Tan aislado e incomunicado se encuentra este punto del planeta que en ocasiones son los astronautas de la Estación Espacial Internacional los seres humanos – o sobrehumanos, según se quiera ver- los que se encuentran más cerca del lugar.

¿Y que hay allí?
En realidad, se trata de un lugar bastante peculiar. El mismo ha sido elegido en numerosas ocasiones por las agencias espaciales de Rusia y Japón, e incluso por la ESA, como un auténtico cementerio de naves espaciales. No es exactamente una novela de Julio Verne, pero empieza a parecérsele: a fin de disminuir las posibilidades de que a su regreso a la Tierra, cualquier nave, satélite, sonda o estación espacial pudiera aterrizar por error algún lugar habitado, el Punto Nemo ha sido el lugar elegido durante décadas para dar el último descanso a la tecnología humana más avanzada. De hecho, allí yacen precisamente los restos de la antigua MIR, la desmantelada Estación Espacial Rusa de origen Soviético.

No se puede negar que el asunto de un cementerio de alta tecnología situado en medio de la nada e inaccesible al espionaje industrial o gubernamental tiene cierto punto de épica, sin embargo no deja de ser, tristemente, una muestra más de cómo los humanos podemos hacer un vertedero de cualquier punto del planeta, por lejano que se encuentre. Otro ejemplo de ello lo encontramos en la de isla de Henderson, una de las que conforman el archipiélago de las Pitcairn, mencionado con anterioridad. Se trata de una de las islas más remotas del planeta y la cual se encuentra gravemente contaminada por el plástico que llega a sus costas.

Al norte, sur, este u oeste, solo encontrarás agua. Hacia arriba el cielo, y hacia abajo el fondo del océano, que en dicho punto se encuentra a unos 3.700 metros de profundidad. Esto no impidió sin embargo que durante varias ocasiones durante el verano de 1997 la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense –NOAA- detectara en sus inmediaciones un misterioso sonido de ultra baja frecuencia al que denominó con el nombre de “bloop”.

Bloop fue detectado por los micrófonos instalados por el ejército de los Estados Unidos en el fondo del océano Pacífico durante la Guerra Fría con el fin de localizar los submarinos nucleares desplegados en el mismo por la Unión Soviética. Más tarde, en 1997, al revisar y arreglar dichos micrófonos, los científicos se encontraron con el extraño sonido.

Con un rango de frecuencia casi subsónico e inaudible al oído humano -la grabación se encuentra acelerada unas 16 veces, aproximándose la original a los 7 minutos- se especuló en su momento con que la fuente de bloop podía pertenecer a un animal submarino de extraordinarias dimensiones. Bien podría haberse tratado según las tesituras aventuradas por algunos científicos, de alguna especie de pulpo o calamar gigante que hiciera las delicias del capitán Nemo. Bien quizá de alguna colosal especie desconocida de ballena que hubiera relegado los delirios del capitán Ahab por Moby Dick a una simple rabieta.

Desechadas ambas teorías, ya que los cefalópodos carecen de los sistemas fonadores que les permitirían emitir estos sonidos, y dado que las ballenas necesitan salir a respirar y, en ocasión alguna fueron detectadas por satélites o barcos en las inmediaciones, “bloop” se asoció al sonido generado por las fracturas de los icebergs. Y aunque con posterioridad, las grabaciones de estos fenómenos han mostrado una gran similitud, esta última hipótesis nunca ha sido dado por cierta.

Descartados pues, calamares, pulpos y ballenas gigantes, y con la hipótesis de los icebergs aún por validar, todavía queda un espacio para la imaginación en las inmediaciones del Punto Nemo. Y es que el punto de origen del Bloop resulta sorprendentemente cercano a la localización de la ficticia ciudad sumergida de R'lyeh, donde fue encerrada la deidad ficticia creada por H. P. Lovecraft, Cthulhu.

Las perspectivas no parecen muy alentadoras. El Punto Nemo se ubica casi en el centro de la Corriente Circular del Pacifico Sur, y se encuentra bloqueada más al sur por la Corriente Circumpolar Antártica. De este modo su situación impide la llegada a sus aguas de corrientes más frías cargadas de nutrientes. Del mismo modo, al estar tan alejadas de las masas de tierra tampoco llegan grandes cantidades de materia orgánica arrastradas por el viento. La consecuencias de ambas situaciones hacen del Punto Nemo una de las regiones oceánicas menos biológicamente activas del mundo.
Otras noticias
Seminario Organización de la Clase
Feria Regional de Editoriales Independientes
El poder del lenguaje y la revolución (feminista) de las palabras
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr