Entrevista a Martha Arrías

La Mediación en “tiempos de cólera…”

Si la humanidad quiere sobrevivir en este milenio, la paz es el imperativo, no la guerra.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Martha Arrías
El oficio de mediar es el tema del encuentro que organiza la Facultad de Ciencias Económicas junto a Mediadores en Red para los días 15 y 16 de septiembre. UNER NOTICIAS entrevistó a la notaria Martha Arrías Pabón*, a cargo del Centro de estudios y análisis en resolución y transformación de conflictos” y del Centro de mediación y negociación de esa unidad académica, con la idea de profundizar sobre esta importante herramienta de aplicación en litigios.

-Los primeros pasos en la Facultad se dan a través de un proyecto de investigación…
Sí, el proyecto Gestión interdisciplinaria de conflictos en la Universidad y su entorno se desarrolló en la Facultad de Ciencias Económicas a partir del año 2006, integrado por la Ingeniera Agrónoma Laura Fontanetto y yo. El objetivo general fue instalar, en el ámbito universitario, la resolución de conflictos o su transformación desde la óptica de las diversas disciplinas. El eje central es la mediación como método apropiado y transversal. En este sentido, debemos remarcar que los fundamentos son claros y concretos, se aspira a que los innumerables conflictos que surgen en la Universidad, y en la comunidad donde está situada, puedan gestionarse de una manera pacífica.
Se trabaja con vecinales, escuelas, oficinas públicas, empresas, etc. transmitiendo las herramientas necesarias y útiles a los fines de la investigación. Y es así que se crea, en el ámbito de la Facultad, el Centro de estudios y análisis en resolución y transformación de conflictos y, dentro del mismo, el Centro de mediación y negociación, que tiene un registro de mediadores interdisciplinario.

-Un Centro que fue creciendo a pasos agigantados dentro de la institución y en el medio, especialmente con la dinámica de ir formando Mediadores…
Precisamente, el Centro de Análisis y Estudios en Resolución y Transformación de Conflictos surge con la intención de construir un espacio social para el diálogo, que respete las diferencias entre los integrantes de la comunidad académica y la sociedad que conforma su entorno, promoviendo un cambio de paradigmas en la resolución de conflictos, así como una mejora en la calidad de vida de los involucrados. Tiene como premisa propender a la resolución pacífica de conflictos, prestando servicios de mediación y otros medios tales como negociación, conciliación. Difundir en la comunidad los beneficios y el espíritu de los medios alternativos de resolución de conflictos y promover la formación, la enseñanza y la docencia de dichos medios.

-Cómo promover la cultura de la resolución pacífica de conflictos en nuestra sociedad, es un tema de abordaje en diversas conferencias que has presentado…
Fue expuesto en la III Jornada de Mediación La cultura y el arte de mediar, realizada en Tandil en el 2009, habiendo obtenido como reconocimiento el Primer Premio.

-¿Hay un camino para la transformación del conflicto?
Sí, el camino para la transformación del conflicto está ligado a la transformación social. Para que exista una verdadera transformación social necesitamos como requisitos la participación plena, comprensión mutua, soluciones inclusivas y responsabilidad compartida.

-Mencionas a la violencia como generadora de conflictos…
La violencia cotidiana está asociada a un proceso de empobrecimiento, al desequilibrio regional, a la destrucción de las redes de contención, a la educación y a la profunda crisis que se percibe en la seguridad pública. Existen nexos muy fuertes entre la condición socio-económica, la sociabilidad, la cultura local, el espacio público, las transgresiones...

-¿Violencia es lo mismo que agresividad?
Abordar el análisis de la violencia cotidiana nos obliga a conceptuarla y también al término agresividad. No son equivalentes, por el contrario, la violencia es una de las formas de encauzar la agresividad. Los expertos afirman que ésta no es mala en sí misma, por el contrario es necesaria, y forma parte de nuestro instinto de supervivencia. La violencia contra el otro, y a veces contra uno mismo, es la consecuencia extrema de la agresividad: es la reacción que se manifiesta y se exterioriza cuando la persona percibe un peligro cierto para su integridad y debe reaccionar para sobrevivir.

-¿Y que análisis se realiza con respecto a la sociedad argentina, cual es hoy el cuadro de situación?
Debemos aquí preguntarnos cuáles son los motivos por lo que las personas se sienten amenazadas, inquietas, temerosas, como ocurre en la sociedad argentina. Bernardo Kliksberg nos dice: Día a día se legitima la fuerza como medio para resolver frustraciones y diferencias y esta legitimidad del poder represivo y abusivo de la fuerza en los altos niveles de poder económico y político, generan prototipos de modelos violentos, fácilmente trasladables a los comportamientos de la comunidad popular.
No son difíciles las respuestas: falta de trabajo, de vivienda digna, de jubilación apropiada, de no llegar a fin de mes, las condiciones y la inestabilidad de los empleos, la falta de seguridad, temor a quedar fuera del circuito normal de la competencia. Es el miedo a no poder realizar o terminar el proyecto de vida como aspiración de todo ser humano. Los argentinos perciben que el ritmo de vida frenético que el sistema económico impone, no brinda los espacios apropiados para el cuestionamiento y el diálogo. Los modelos insertados en la sociedad son individualistas, con mensajes maniqueístas y repetitivos que transmiten los medios de comunicación, que hacen sentir frustración ante el ideal de persona que proponen y que, en el afán de alcanzarlo, legitima un comportamiento ante los otros y la sociedad, contribuyendo al pensamiento común, único, en el que el disenso es entendido como amenaza y la persona que disiente es rival o enemigo. El mobbing, el bullying, la violencia doméstica y de género, las xenofobias encuentran lugares acomodados para desarrollarse.

Otras manifestaciones de violencia encontramos en los acontecimientos deportivos, en los boliches, con patovicas, pandillas de jóvenes, en la escuela, en la calle, en la conducción de vehículos etc, que deben ser consideradas, ya y ahora, para que no genere mayores y profundas consecuencias en la sociedad.

Nota: La resolución pacífica de conflictos a través de procesos de diferentes estilos (mediación, negociación, conciliación, arbitraje, facilitación, entre otros) genera competencias culturales promoviendo actitudes diferentes, a entender la empatía con significados socioculturales diversos. Cada proceso se debe adaptar al carácter de cada sociedad. Nuestra sociedad ha ido olvidando el compromiso personal, interpersonal, intrapersonal; a la crisis, a la duda, la ética, la alteridad, al otro; ha olvidado la gratuidad y la generosidad en las relaciones.

-En otras entrevistas de esta Web, abordamos las políticas públicas entre el Estado y la sociedad toda, ¿cómo los involucramos?
Los actores de las políticas públicas son el Estado gobernante y los ciudadanos gobernados. El diseño y caracterización de las políticas públicas se relacionan con el sistema democrático, la representación y la participación ciudadana. La actividad del Estado y de los particulares debe ser conjunta, desarrollando una estrategia que permita la construcción del pluralismo, dirigidas a mejorar la calidad de las relaciones humanas.

La participación ciudadana es necesaria para conocer cómo y por se toman las decisiones, ayuda a acercar al ciudadano a sus representantes, porque el sentido de comunidad solo es posible si los ciudadanos se sienten y son responsables de su destino, porque traer a las personas a resolver problemas comunes, enfatiza la idea de que esos problemas son de todos; porque los ciudadanos comienzan a entender las necesidades diversas que hay en la comunidad y construyen redes y relaciones que disminuyen la polarización y los extremismos.

-Algunas reflexiones finales sobre Mediación, al menos por ahora…
La Mediación procura la resolución de conflictos y, en su actividad, cruza las fronteras culturales, económicas, étnicas, políticas, religiosas e ilumina las zonas conflictivas, buscando el punto de encuentro de los diferentes. La Mediación no es un acto de fe y divulgar sus excelencias nos ayudará a mejorar las prácticas y métodos existentes de los mediadores, los protagonistas y los conflictos. El análisis y reflexión, el estudio serio de los procesos de mediación; el trabajo en equipos interdisciplinarios; los servicios al entorno van a contribuir a impulsar esta nueva forma de actuar ante el conflicto. Para que la cultura de la mediación se instale en nuestra sociedad, las personas mediadoras, cualquiera sea su ámbito de acción, deben acercarse a los ciudadanos desde el dominio de las técnicas, el conocimiento profundo de un arte y la autenticidad de una ética universal. El cruce que se produce provoca el cambio social y seguramente conduce a una existencia no violenta.

Debemos pensar y procurar políticas que contemplen las instancias de diálogo y negociación y una participación efectiva de la ciudadanía, para lograr una sociedad integrada, sin discriminaciones de ningún tipo, socialmente justa y equitativa, informada y que asegure educación, salud, trabajo y seguridad para todos.

Importante: Como invitadas especiales participarán de las jornadas, Nilda Santoro y Liliana Araujo –especialistas en Mediación-, como también Marinés Suáres quien ofrecerá una Videoconferencia.



Informes e inscripción: extensión@fceco.uner.edu.ar
Presentación de Trabajos hasta el 5 de septiembre 2017
Contacto: *Martha Arrías: Mediadora - Docente - Escribana - marthaarrias@gmail.com /marriasp@hotmail.com
Otras Entrevistas
IV Jornadas Internacionales de Turismo
Catedra de Cultivos Hidropónicos
Encuentro en Territorio
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr