Entrevista a Sebastián De León

Fortalecimiento de entidades sin fines de lucro en poblaciones de riesgo

Integrante del proyecto que colabora con instituciones en dos zonas vulnerables de Paraná.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Fortalecimiento de entidades sin fines de lucro en poblaciones de riesgo
Sebastián De León
La Facultad de Ciencias Económicas lleva adelante el proyecto sobre Organización jurídica, contable y administrativa de entidades sin fines de lucro de especial vulnerabilidad, impulsada por estudiantes avanzados de esa unidad académica. El director del proyecto, Sebastián Emilio De León, ofreció detalles a UNERNOTICIAS de la tarea que realizan.

-¿Qué propuestas surgen para el proyecto en cuestión?
Aspirmos a contribuir a un desarrollo más equitativo y lograr la promoción humana en sectores desfavorecidos y sumamente vulnerables. En tal sentido, el proyecto se inscribe en un marco institucional que hace varios años se está desarrollando en la Facultad de Ciencias Económicas y que es el camino de la Responsabilidad Social.

-El espíritu del proyecto deviene de otras áreas dentro de la Facultad que persiguen similares objetivos…
Precisamente, nuestra casa alimenta la participación en formación y desarrollo integral de las personas que conforman la comunidad educativa en el marco de nuestros valores, a través de la generación de conocimientos, la creación de espacios de aprendizaje, la vinculación con el medio y la educación pública e inclusiva. No se busca sólo la excelencia académica sino un marcado compromiso con la comunidad y fuertemente guiada por los valores de igualdad, solidaridad, compromiso, excelencia, ética, respeto, inclusión, que también fueron definidos de manera participativa.

-¿Podemos citar algunos ejemplos en los que ya se está trabajando?
El caso del Centro AEQUUS, que es el Centro de Acciones de Emprendedorismo y Responsabilidad Social. Su nombre refiere a la plena convicción de la necesidad de trabajar en un plano de igualdad con la comunidad, un ida y vuelta, comprendiendo y aprendiendo entre todos, construyendo conocimiento conjunto. Otra de las principales iniciativas en las que se inscribe este proyecto es un proceso de Planeamiento Estratégico, Institucional y Participativo denominado PEIP JUNTOS 2020, que es una apuesta para generar verdaderos cambios culturales y trabajar a la altura de una sociedad en permanente modificación.

Dentro de las líneas de trabajo definidas como prioritarias, producto de un análisis de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas en el que participaron, tanto personas internas como externas a la institución, se encuentra el compromiso con la Economía Social, promoviendo líneas de trabajo vinculadas a emprendedores, responsabilidad social, voluntariado universitario, entre otras.

Cabe destacar que el marco del Programa Nacional 2000 jóvenes por una economía con rostro humano. Premio Amartya Sen, otros estudiantes tuvieron una experiencia trabajando en el barrio Anacleto Medina, buscando implementar un sistema de socios y de padrinazgo que permita obtener ingresos que ayuden al financiamiento de las actividades de la escuela.

-¿En qué zonas de Paraná trabajan y que características presentan?
Una de las zonas es en la periferia de la ciudad, en el barrio Anacleto Medina, zona de gran deterioro ambiental, en donde los niveles de precariedad son elevados y la violencia extrema, la cual también aumentó como consecuencia del mayor consumo de drogas. Además, los censos establecen que, entre las principales problemáticas del lugar se encuentra la falta de escuelas.

En este contexto trabajan arduamente dos instituciones con las que se quiere colaborar, la Fundación Presencia Presente, cuyo objeto es la educación y creó en el barrio una escuela de Gestión Social, como espacio de contención y un importante signo cultural. La otra entidad es el comedor social que funciona en el mismo barrio y permite alimentar a más de 250 personas. Por otra parte, la segunda zona se localiza en el sur-este de la ciudad de Paraná, en las instalaciones de la Asociación Lázaro, tercera entidad con la que se trabajará, dedicada a la rehabilitación de jóvenes varones con problemas de adicciones y que no poseen recursos para afrontar el costo que implica acceder a un centro de rehabilitación.

Importante: informes de censos socio-sanitarios realizados por el Centro de Atención Primaria de Salud “H. D´Angelo”, revelaron índices alarmantes de desocupación y empleo precario y arrojaron datos muy importantes respecto a la escolarización: aproximadamente el 32% de los habitantes no finalizó los estudios primarios y el 70% no terminó la escuela secundaria. La deserción escolar se debe principalmente a la sobre edad, asociada a la repitencia, embarazos adolescentes, falta de adaptación dentro de las instituciones, ingreso temprano al mercado del trabajo, generalmente asociado al ámbito de la construcción como ayudante de albañilería y recolección informal de residuos, cirujeo. En la zona, las condiciones de vida son de vulnerabilidad y pobreza, con viviendas carenciadas, medios de vida relacionados con trabajos informales y precarios que se complementan con la cría domiciliaria de animales y la recolección informal de residuos.

-¿Cuáles son las problemáticas más importantes con las que se encontraron?
Uno de los problemas de principal preocupación para la población es la extrema violencia que se anida en el barrio, responsable del mayor número de muertes evitables de jóvenes en la zona, situación vinculada con el aumento del consumo de drogas. La otra zona que abarca el proyecto se encuentra radicada al sur este de ciudad de Paraná, en calle Salvador Caputo 1153. Allí funciona la Asociación Lázaro, que se dedica a la rehabilitación de jóvenes sumidos en la drogadicción, realidad creciente tanto en el país como en la provincia y que cercena proyectos de vida propios y de sus familias, hace proliferar la violencia social y provoca severas consecuencias en la integridad física, social y mental de los mismos.

Esta situación presenta un agravante cuando la persona quiere recuperarse pero no cuenta con medios económicos que le permitan asistir a centros de recuperación. En este sentido, la Asociación Lázaro atiende a aquellos muchachos, actualmente la mayoría entre 18 y 25 años, que se encuentran en situación de calle y se ven imposibilitados de acceder a otros tratamientos por no contar con recursos para ello. A esta institución llegan chicos de distintas partes de la provincia, principalmente pequeños pueblos aledaños como Santa Elena, San Benito, Bovril, entre otros.

-¿Concurren profesionales especializados para tratar esos flagelos?
Al lugar concurren profesionales de manera voluntaria para brindar sus servicios como psicólogos, ingeniero agrónomos, entre otros, que colaboran ayudando a ordenar nuevamente la vida de estos muchachos, conteniéndolos, enviándolos a la escuela, generando rutinas, trabajando en huertas, realizando trabajos de carpintería o aprendiendo nociones de mecánica y estando en contacto con la naturaleza. A pesar de este trabajo realizado verdaderamente a pulmón, no cuentan con ningún tipo de organización administrativa ni organizacional.

-¿En qué situación se encuentran las entidades sin fines de lucro del lugar?
La falta de herramientas para llevar una correcta organización, el desconocimiento de su importancia sumado a la marcada carencia de recursos para afrontar el costo de profesionales, -los que a su vez no tienen demasiada capacitación en estos temas particulares-, pone en riesgo la continuidad de estos entes con especial vulnerabilidad. En tal sentido, aparece la necesidad de que la Universidad trabaje la problemática, involucrando sus recursos, transfiriendo, poniendo a disposición el saber hacer, pero principalmente, aprendiendo y reflexionando sobre esta realidad que la interpela y enriquece. De esta manera, se ofrecerá asistencia técnica que permita generar una organización jurídica, contable y administrativa en las mismas, potenciando sus actividades y en consecuencia su impacto social.

Dentro de las entidades que presentan esta particular fragilidad y con las que se tendrá la posibilidad de interactuar son la Fundación Presencia Presente del barrio Anacleto Medina, que lleva adelante una actividad inédita proporcionando educación integral para niños, jóvenes y adultos en contextos de vulnerabilidad, especialmente orientada a aquellos que menos tienen o no tienen posibilidad de acceso a la educación y a la igualdad de oportunidades, buscando ante todo la promoción humana.

En la misma zona funciona el comedor social, en el que trabajan voluntarios para proporcionar comida a más de 250 personas. Por otra parte, el flagelo de las drogas acosa diariamente a muchos jóvenes de todo el país, deteriorando significativamente sus capacidades físicas y cognitivas, arruinando proyectos de vida propios y el de sus familias. Situación que se ve agravada cuando no poseen recursos suficientes que les permitan acceder a centros de recuperación. Por ello la Asociación Lázaro brinda la posibilidad a este sector carenciado de superar la problemática.

Nota: Los mayores costos derivados de una deficiente organización son más difíciles de afrontar en el caso de entidades sin fines de lucro creadas por y para sectores especialmente vulnerables de la sociedad, en las que el impacto de un cese de actividad es sumamente grave, dejando desprotegidos a ciudadanos y hasta, en algunos casos, privándolos de los derechos fundamentales de toda persona humana, afectando su misma dignidad, como si fueran el descarte de la sociedad.

-Ante esta problemática, ¿qué soluciones plantea el proyecto?
Se persigue reducir las desigualdades sociales que sufren los habitantes del barrio Anacleto Medina y los jóvenes con problemas de adicciones en Entre Ríos, ayudando a fortalecer las organizaciones surgidas de la propia comunidad y motivadas por una fuerte conciencia y compromiso social.

Se propone un acompañamiento técnico de las necesidades planteadas por los responsables de dichas organizaciones, así como las detectadas por el grupo de extensionistas, para consolidar la actividad de las mismas. En la medida en que estas organizaciones comiencen a visibilizar las ventajas de la correcta organización y prácticas, se podrá generar un efecto contagio en otras organizaciones similares, posibilitando un mayor bienestar fomentado por la mayor inclusión y crecimiento social, económico y cultural.

La estrategia de trabajo consiste en visitar las organizaciones y no sólo transferir un saber-hacer, sino aprender y reflexionar sobre la realidad de estos grupos, interactuando con los individuos y comprendiendo su situación particular. De esta manera, se podrán diseñar las mejores herramientas técnicas, proporcionar capacitación en base a dificultades encontradas y finalmente mejorar o implementar los procesos administrativos, jurídicos y contables, necesarios para dotarlos de una adecuada estructura organizativa.

Contacto: Sebastián Emilio De León sebastianemiliodeleon@hotmail.com



Otras Entrevistas
Fiesta del cordero a la estaca
Juventudes y amores
Jornadas en Micro y Nano-Sistemas Biológicos
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr