Internacionales - 08.08.2017

Nueva especie del enorme pez luna

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Una nueva especie del enorme pez luna (Mola mola) ha sido descubierta tras una intensa búsqueda, convirtiéndolo en la primera especie de este tipo identificada en 130 años. Pese a ser el pez óseo más grande del mundo y pesar más de dos toneladas, el pez luna es bastante escurridizo, lo que ha convertido esta búsqueda de cuatro años en una misión de gran dificultad.

Un equipo de investigadores liderado por Marianne Nyegaard, estudiante de doctorado en la Universidad Murdoch en Australia, analizó más de 150 muestras de ADN de pez luna y reconoció cuatro especies diferentes, pero solo tres de ellas habían sido identificadas con anterioridad.

Este descubrimiento llevó a Nyegaard a creer que había una especie adicional de pez luna que no había sido documentada, pero no tenía ni idea de su aspecto o de dónde podría esconderse.

El equipo de investigación decidió apodar a la especie «pez luna timador» o Mola tecta, que procede de la palabra latina tectus, que significa «escondido». Y un año después de este descubrimiento, Nyegaard pudo ver a un Mola tecta de cerca. En 2014, en una lonja neozelandesa, le dijeron que cuatro peces luna habían aparecido en una playa cerca de Christchurch, por lo que corrió para ver las pruebas con sus propios ojos.
Investigadores de universidades de todo el mundo recopilaron y analizaron especímenes de los peces para probar que se trataba de una nueva especie, y a continuación estudiaron sus diferencias respecto a las otras tres especies de pez luna.

El Mola tecta tiene una forma corporal adulta más fina y elegante y no desarrolla bultos, protuberancias u hocico, como hacen otros peces luna, según el estudio del equipo publicado en el Zoological Journal of the Linnean Society.

Desde el descubrimiento, Nyegaard y su equipo han localizado al Mola tecta en Nueva Zelanda, Tasmania, el sur de Australia, Sudáfrica y el sur de Chile, lo que sugiere que el área de distribución de la especie se encontraría en las zonas más frías del hemisferio sur, según escribió Nyegaard en un artículo para la publicación The Conversation.

El tamaño colosal del pez luna le permite mantener su temperatura corporal cuando se sumerge en las profundidades del océano para alimentarse. Su tamaño también le ayuda a mantenerse a flote, así que puede volver rápidamente a la superficie del océano para calentarse.

Fuente: nationalgeographic.es
Otras noticias
IV Jornadas Internacionales de Turismo
Catedra de Cultivos Hidropónicos
Encuentro en Territorio
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr