Internacionales - 23.08.2017

Chile aprueba el aborto terapéutico

“Hoy día han ganado las mujeres”, dijo la presidenta, Michelle Bachelet, al conocer el fallo con que los miembros de la máxima corte chilena.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Una mujer sostiene un cartel que dice “Escrito está: no matarás”. Junto a ella, otra mujer lleva otro cartel muy diferente: tiene el retrato en blanco y negro de una joven y la leyenda “Detenidos Desaparecidos 26-08-74. Tres meses de embarazo. ¿Dónde está mi hijo?”. Publicada por la agencia AP, la foto reflejaba a la perfección la división con que los partidarios y los detractores del aborto en Chile recibieron la decisión del Tribunal Constitucional de permitir el aborto terapéutico, prohibido completamente durante la dictadura de Augusto Pinochet.

“Hoy día han ganado las mujeres”, dijo la presidenta, Michelle Bachelet, al conocer el fallo con que los miembros de la máxima corte chilena (seis votos contra cuatro) invalidaban los dos recursos de apelación presentados por los partidos conservadores para frenar su ley.

Riesgo de vida para la madre, inviabilidad del feto o violación son los tres tipos de embarazo en que a partir de ahora será legal abortar en Chile. Tras más de dos años desde que comenzó la tramitación de la ley, Chile abandona la lista de 18 países que aún prohíben cualquier tipo de aborto, como El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití, Andorra, Malta y el Vaticano.

“Las mujeres de Chile hemos reconquistado un derecho básico que es poder decidir por nosotras mismas en casos extremos”, dijo también Bachelet, férrea defensora de una legislación que su gobierno puso en marcha en 2015.

Para la Corporación por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Miles), la decisión fue “histórica”. “Las mujeres conquistamos nuevos espacios de dignidad, de libertad, de autonomía y de igualdad, pues definitivamente se puso fin a la penalización total del aborto y al estigma y sanciones injustas e inhumanas”, escribieron en un comunicado.

Apoyada por decenas de manifestantes, Miles mostraba fotos de fetos deformes frente en las puertas del tribunal. En el mismo espacio, los grupos anti aborto ocuparon la escena con presentaciones teatrales y bailes con un muñeco en el centro y el sonido de los latidos de un feto. “Se juntan contra la vida del justo y condenan la sangre inocente”, decían.

Según cifras oficiales, en los últimos diez años se registraron en Chile 322.814 interrupciones del embarazo, un argumento más del gobierno para rebatir los intentos de la oposición de frenar la iniciativa. En ese mismo período, las mujeres procesadas por abortar y abortar “sin consentimiento” fueron 378.

Impulsada por la presidenta socialista, la ley fue aprobada a principios de agosto en el Congreso. En las encuestas, el 70% de la población la apoya. Antes de emitir su fallo, el Tribunal Constitucional escuchó durante dos días los argumentos de 135 personas que quisieron exponer a favor y en contra de la medida.
La ley de aborto se enmarca en el paquete de reformas sociales del segundo mandato de Bachelet. Hace dos años la socialista (médica de profesión) ya había logrado que el Congreso (de mayoría oficialista, pero con sectores conservadores dentro de su partido) aprobara la unión de parejas homosexuales.

En pocos días piensa introducir un proyecto para legalizar el matrimonio homosexual, otro gran paso en un país marcado por la dictadura de Pinochet (1973-1990), que entre otras medidas conservadoras logró en 1989 derogar la ley de aborto terapéutico vigente en el país desde 1931.

Desde la Mesa de Acción por el Aborto señalaron el fallo como “un hito histórico que responde a la lucha de las feministas, de las mujeres y de las organizaciones de derechos humanos”, si bien advirtieron que la batalla “no se termina”. “Falta el reconocimiento de la dignidad de las mujeres y, por lo tanto, su posibilidad de decidir cuando ella así lo considere”, dijeron.

Minutos después de que se diera a conocer el fallo, la organización Amnistía Internacional lo definió como una victoria para la protección de las vidas y la salud de las mujeres y jóvenes del país. “Esta victoria atestigua el trabajo de millones de mujeres a lo largo de América y el mundo que luchan contra leyes draconianas que castigan a las mujeres y las orillan a buscar abortos clandestinos y peligrosos que ponen su salud y vidas en riesgo”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía para América Latina.

En el comunicado oficial, la ONG fue un poco más lejos: “Ahora la verdadera prueba es asegurar que la ley se cumpla, que las mujeres y las niñas puedan acceder por completo a los servicios de salud que necesitan y que esta reforma abra la puerta para que puedan disfrutar de su sexualidad y derechos reproductivos”.




Fuente: clarin.com
Otras noticias
IV Jornadas Internacionales de Turismo
Catedra de Cultivos Hidropónicos
Encuentro en Territorio
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr