Entrevista a Néstor Domínguez - 16.05.2018

La actual situación económica del país

Es obligación de los profesionales universitarios intervenir en el debate público sobre las problemáticas relevantes que afectan el devenir socio-económico del país
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
 La actual situación económica del país
Néstor Domínguez
El Centro Interdisciplinarios de Estudios -CIEFCE- perteneciente a la Facultad Ciencias Económicas de la UNER, es un espacio académico de análisis e investigación aplicada sobre problemáticas socio-económicas locales y regionales.
Su director del Centro el economista Néstor Domínguez, contó a UNERNOTICIAS la labor que realiza la entidad, especialmente el último informe publicado sobre la coyuntura económica nacional, con una mirada de la inestabilidad cambiaria en Argentina.

-Un aporte importante del CIEFCE sobre diversos temas y problemáticas socio-económicas…
-Precisamente desde el 2016 momento de su creación en el marco del Plan Estratégico Institucional Participativo JUNTOS 2020, el Centro se constituyó con el objetivo de contribuir al fortalecimiento de la Investigación aplicada, la creación rigurosa de conocimientos y la promoción del debate público sobre temáticas relativas al desarrollo económico y social, con especial orientación a la provincia de Entre Ríos.

-En informes anteriores del Centro planteaban números preocupantes en la economía argentina…
Efectivamente. Venimos realizando un análisis de la situación y evolución de las transacciones externas de la Argentina en los últimos años, enmarcado en una perspectiva histórica, en base a los datos del Balance Cambiario elaborado y publicado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). El objeto es llamar la atención sobre algunos aspectos que pueden ocasionar problemas futuros en caso de continuar ciertas tendencias observadas en el mercado de cambios.

-La actual gestión nacional comenzó aplicando medidas inmediatas para nuestra economía…
Sí. Se eliminó el llamado “cepo” cambiario, se derogó el sistema de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones, se modificó el Decreto 616/2005, que aplicaba restricciones al ingreso de capitales de corto plazo, se cambiaron los plazos de liquidación de divisas de los exportadores, y se logró un acuerdo con los acreedores que habían quedado fuera de los canjes 2005 y 2010. Como consecuencia, la Argentina pudo volver al mercado financiero internacional y se liberalizó el flujo de capitales de diverso tipo.

-Pero…
Como decíamos en esa instancia, en el lapso enero 2016-mayo 2017, el drenaje de divisas por la cuenta corriente cambiaria se incrementó, al tiempo que aumentó la deuda externa, sin que se aprecie un proceso inversor de magnitud equivalente. Cerca del 50% de las divisas que ingresaron por endeudamiento externo y otros conceptos, tuvieron como destino la fuga de capitales y la cobertura del déficit corriente, explicado este último en gran medida por importaciones de bienes de consumo y material de transporte de pasajeros, servicios, intereses y utilidades. Ello no era una buena señal de cara al futuro, en cuanto a la capacidad de generar divisas genuinas y tender a cerrar la brecha externa mediante la diversificación de exportaciones y el aumento del valor agregado por unidad exportada.

-¿Se agravó entonces el déficit de la cuenta corriente del balance de pagos en el 2017?
En rigor de verdad, las importaciones no serían un problema si el país exportara lo suficiente para cubrirlas. Sin embargo, no es lo que sucede. En los últimos años, el saldo comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones de bienes) se fue desmejorando, con un déficit abultado en 2017, el cuál continúa en el 2018. Este comportamiento se puede explicar tanto por el pobre desempeño de las exportaciones del país, como por el fuerte crecimiento de las importaciones.
El principal problema ha radicado en la evolución de las importaciones, las cuales han crecido en forma acelerada. En este 2018 se profundizó la situación deficitaria, con casi mil millones de dólares solamente en enero. Es decir, Argentina ha aumentado sus niveles de compras externas, pero el valor de sus exportaciones se detuvo.

Para destacar: Uno de los problemas históricos de mayor importancia en la economía argentina es la llamada restricción externa. Esto significa la incapacidad del país para generar las divisas (monedas extranjeras -dólares-) suficientes a fin de afrontar los pagos internacionales, ya sea por compra de bienes y servicios, por cancelación de intereses, salida de utilidades o devolución de capital. En la base de esta situación está la falta de competitividad del sistema productivo, en particular de la industria.

-Y arribamos a la actual inestabilidad cambiaria…
La crisis se manifiesta hoy como una salida exagerada de divisas sobre la que la autoridad monetaria pierde, precisamente, toda autoridad, disparando una devaluación no controlada, inflación y estancamiento de la economía.

INDEC: la inflación de abril cerró en 2,7% y el acumulado del año llegó al 9,6%. Según el Índice de Precios de abril, el rubro más afectado fue el relativo al hogar y combustibles, impulsado por la suba de las tarifas y el aumento de las naftas. De esta forma, en sólo un cuatrimestre se consumió casi el 66% de la meta recalibrada del Gobierno. La inflación de abril se ubicó en el 2,7%, mostrando un avance de 0,4 puntos porcentuales con respecto a marzo.

-¿Qué está sucediendo?
Como sabemos, la tasa de interés en Estados Unidos viene subiendo en los últimos meses, y continuará creciendo, estimándose que en el año 2019 será el 5% anual. Ello encarece y dificulta el crédito internacional, más aún en países periféricos como Argentina, que atravesó una sequía con efectos importantes en la cosecha (2017/18). Estas problemáticas son potenciales factores desestabilizantes en un mundo en crisis desde 2008, con guerras comerciales y políticas proteccionistas en USA. A esta situación, debemos agregar otro factor asociado a la coyuntura: el tema de la emisión de LEBAC (Letras del Banco Central).

-¿Cómo operan las LEBAC?
Se trata de títulos -deuda- emitidos por el Banco Central que han crecido de manera sostenida en los últimos años. El Banco Central emite esa deuda para retirar pesos de circulación y evitar que crezca la cantidad de dinero y haya más presión sobre las divisas. Ahora bien, ello puede agravar la situación del frente externo a medida que van venciendo los títulos y la economía Argentina no resuelve sus problemáticas, lo que ya se observa por estos días y torna peligroso el “carry trade” como mecanismo de financiamiento de la economía Argentina. Esto consiste en el aprovechamiento de inversores extranjeros de las elevadas tasas de interés domésticas, siendo esta estrategia empleada en el mercado de cambio donde los inversores-residentes extranjeros venden dólares y compran otra moneda ($) con una tasa de interés más elevada.

-El 15 de mayo el gobierno superó con un 100 % el vencimiento de las Lebac…
Así es. Se renovó auspiciosamente todo el vencimiento, a una tasa del 40%, evitando que los tenedores de este activo en pesos se pasaran a dólares.

-Argentina vuelve a acudir al FMI …
Después de 15 años, Argentina volverá a firmar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional -FMI- para obtener un crédito que le permita afrontar necesidades financieras. Se estarían buscando unos USD 30.000 millones, cifra suficiente para blindar los vencimientos de deuda que hay por delante. La tasa de interés rondaría el 4% anual en dólares.

-Y las inversiones que tanto esperaba el gobierno actual no llegaron…
La inversión reacciona lentamente y si aparece inestabilidad, es probable que no se produzca en los niveles necesarios. El Gobierno apuesta a tranquilizar a los mercados, garantizando alta rentabilidad interna mediante subas de la tasa de interés y, particularmente, anunciando medidas de ajuste fiscal, como entre otras cuestiones, la reducción de la obra pública, que demuestren capacidad de repago de la deuda. Pareciera que la gestión económica ubica al gasto público, la presión tributaria y el déficit estatal como el problema de fondo, que altera todas las demás variables (precios, tipo de cambio, inversión, sector externo). Sin embargo, en las complejas circunstancias mundiales, donde cada país articula sus políticas comerciales en su propio beneficio, la visión de la cartera económica es riesgosa.

-¿Finalizamos con algunas reflexiones sobre la problemática, al menos por esta edición?
El Gobierno plantea el problema actual bajo la disyuntiva del ajuste o la crisis, sin embargo, la historia parece mostrar que las políticas de ajuste no evitan la crisis, porque estas se producen como consecuencia de problemas en la generación de divisas. La conocida restricción externa e impotencia para afrontar los compromisos internacionales. Por supuesto, no se trata de una cuestión sencilla de resolver. Otro conjunto de políticas posibles, como control de cambios y de flujos de capitales, control de importaciones, control de precios, orientación de la inversión a la generación o ahorro de divisas, etc., también son discutibles y complejas. Será una responsabilidad del Estado evitar los daños económicos y sociales de una potencial crisis, y el eterno retorno al péndulo argentino que refería Marcelo Diamand (Ingeniero, y Economista).

Contacto: Economista Néstor Domínguez nestord@fceco.uner.edu.ar

Otras Entrevistas
30 años de la carrera de Instrumentación Quirúrgica
Feria de Empleo
Reflexiones del Rally de Innovación
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr