Entrevista a María Eugenia Chartier - 08.08.2018

Bioética en la sociedad actual

La Bioética debe asumir el compromiso de desarrollar propuestas teóricas, capaces de fundar éticamente el análisis y la resolución de conflictos que aquejan a cada sociedad.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
 Bioética en la sociedad actual
María Eugenia Chartier
UNER NOTICIAS dialogó con María Eugenia Chartier, Magister en Bioética y docente de la Facultad de Ingeniería de la UNER, con la finalidad de realizar un abordaje sobre Bioética, una disciplina y especialidad tan relevante que compromete al ser humano con la vida.
La Bioética debe asumir el compromiso de desarrollar propuestas teóricas, capaces de fundar éticamente el análisis y la resolución de conflictos que aquejan a cada sociedad

-La Bioética como un saber que se inicia en el siglo XX…
Ciertamente, cuando hablamos de Bioética nos referimos a un saber que ha surgido en el siglo XX, como intento de pensar los problemas éticos que afectan la vida y la salud —que actualmente no pueden ser consideradas al margen del desarrollo científico tecnológico— de los seres humanos, de los demás seres vivos y del ambiente, asumiendo la tarea de dar, no sólo respuestas teóricas, sino también soluciones que implican una trasformación del orden social.

-Una disciplina que puede aportar mucho a la problemática social…
Fraguada en la doble dimensionalidad antes referenciada, la bioética se expone al desafío de un pensar situado que pueda dar cuenta de los conflictos que aquejan a nuestra sociedad, desde la construcción de modelos teóricos propios, capaces de fundar éticamente el análisis y la reflexión acerca de los problemas que nos afectan, pero también al remarcar el carácter político-institucional de la misma, se pone de manifiesto -entre otras cosas- el compromiso que debemos asumir como sociedad para la resolución de los mismos.

-Y en este punto la consigna sería que cada sector aporte lo suyo…
En este sentido, considero que ésta es una tarea y una responsabilidad de muchos, de los expertos y profesionales de diversas disciplinas, de las instituciones y organizaciones en las que desarrollan sus prácticas, del Estado, de las organizaciones no gubernamentales -tanto nacionales como internacionales-, de las empresas, de los medios de comunicación, y de cada uno de nosotros en tanto ciudadanos capaces de participar en la toma de decisiones sobre los temas y problemas que nos afectan como sociedad.

-Los tiempos son vertiginosos y las problemáticas sociales ocupan un espacio importante en la vida diaria…
Son numerosos y diversos los conflictos que componen la agenda de discusión de la bioética actual y su abordaje supone dar cuenta críticamente de los diversos aspectos que los constituyen. No podemos desconocer que el saber científico, y las prácticas profesionales en ámbito de la vida y de la salud plantean problemas éticos y que los mismos no pueden ser pensados con independencia de los aspectos políticos, económicos, jurídicos y, muchas veces, morales y religiosos que los constituyen.
Nos enfrentamos hoy a problemas inéditos para los cuales no tenemos aún respuestas, pero también a problemas que no siendo nuevos nos interpelan éticamente, porque las respuestas o criterios de resolución de los mismos no pueden ya sostenerse y fundamentarse en las sociedades actuales.

-Hacías alusión a la necesidad de buscar criterios racionales para la resolución de los conflictos…
Precisamente, las sociedades contemporáneas, en tanto se pretendan pluralistas y democráticas, no pueden sino sostener el reconocimiento de la diversidad, vinculado a la valoración de la libertad humana para decidir sobre su propia vida, sin embargo, respetar los diversos ideales de vida buena de cada grupo humano, no es suficiente para evitar situaciones de conflicto en el ámbito de la convivencia humana, ya que muchas situaciones confrontan esas diversas concepciones, invitándonos a la búsqueda de criterios racionales para la resolución de los mismos.
A mi entender esta búsqueda constituye un desafío fundamental para la bioética, y nos lleva a pensar en el concepto de deliberación como una forma de razonamiento que nos permite tomar decisiones y poder fundamentarlas.

-¿Por ejemplo?
Un verdadero proceso deliberativo constituye una posibilidad de diálogo crítico y de confrontación argumentativa de diferentes posicionamientos en pos de forjar decisiones que orienten la acción, implicando por ende, un poder y una responsabilidad.
La posibilidad de llegar a un consenso implicará que los seres humanos, puedan dialogar –escuchar y ser escuchados- y llegar a acuerdos racionales bajo el reconocimiento de la igualdad de todos participantes y con la aspiración de que dicho acuerdo dé cuenta de intereses que pueden universalizarse.

-Participación y acuerdos no son tarea fácil de aplicar por estos días…
Lograr la participación real de todos no es algo fácil y aún más difícil es lograr acuerdos que puedan legitimarse desde el punto de vista ético-político. Si como sostiene María Luisa Pfeiffer “Toda decisión ética exige un correlato político, de modo que toda conclusión, todo juicio bioético, requerirá de decisiones políticas, de acciones políticas, puesto que éstas sólo tienen sentido para el bien de la comunidad si son empujadas y alentadas por exigencias éticas”, el reto de una bioética actual en nuestra región es contribuir a crear espacios deliberativos que nos permitan identificar los problemas propios de nuestro contexto, generar respuestas situadas, establecer modos de resolución de conflictos que -como ya hemos señalado anteriormente- contemplen lo universal y lo particular y se orienten a la concreción de un proyecto político como acción transformadora del orden social.

-"La ética es el arte de vivir, el saber vivir, por lo tanto el arte de discernir lo que nos conviene (lo bueno) y lo que no nos conviene (lo malo)" Fernando Savater

Contacto: Mg. María Eugenia Chartier mechartier@ingenieria.uner.edu.ar

“Manual de Bioética para Periodistas”
Un resumen del Prólogo
“La Oficina Regional de Ciencias de la UNESCO para América Latina y el Caribe asumió, en los últimos años, una responsabilidad fundamental en los temas relacionados a Comunicación e Información. Este hecho no parece casual si se comprende la importancia que tienen hoy los medios de comunicación para la promoción de los derechos de las personas, la participación ciudadana y la democratización del conocimiento.

Los medios de comunicación son un paso fundamental en la forma en que la información llega a cada miembro de la sociedad para que sea capaz no sólo de comprenderla sino también de intervenir en la realidad que le toca vivir. Sólo sociedades informadas, participativas y activas en la defensa de sus derechos harán posible que los temas que los comprometen sean debatidos y resueltos con las voces de todos y todas, y los periodistas son actores claves en este proceso.

Para que la comunidad sea parte activa en la toma de decisiones relacionadas es necesario que esté informada de manera adecuada, transparente y responsable. Tanto a los problemas ético médicos, como a los que emergen de nuevas intervenciones biotecnológicas, de la investigación con seres humanos y en la propia naturaleza, con formas cada vez más complejas de explotación de los recursos naturales en un planeta que va dando signos graves de alerta, así como finalmente los problemas sociales locales, regionales y globales, son solo ejemplos de un mundo complejo donde las decisiones involucran cada vez más valores ético sociales que son patrimonio de la comunidad y no solo de sectores de interés.

Los periodistas deben ser aliados de la academia y de las ciencias al momento de traducir la información técnica para que sea comprensible y asimilable, pero también deben ser independientes y comprometidos con valores que les permitan mantener el compromiso con su tarea y con la ciudadanía. La participación social es no sólo necesaria, sino el único reaseguro que hará posible la construcción de debates plurales y diversos sobre los que la ciencia puede o no llevar adelante, sobre algunos límites que parecen ser necesarios cuando los fines de la ciencia y la tecnología no contribuyen a un desarrollo sustentable.

Sólo sociedades informadas, participativas y activas en la defensa de sus derechos harán posible que los temas que los comprometen sean debatidos y resueltos con las voces de todos y todas, y los periodistas son actores claves en este proceso”.

Otras Entrevistas
Presentación de Medicina Veterinaria
Apertura del Panel Coloquio Internacional Sexualidades
Jornada de Gestión Cultural
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr