Entrevista a Luciana Ginga - 15.08.2018

Intervenciones de prevención situacional ambiental del delito

La seguridad se ha constituido actualmente en un problema insoslayable en las agendas de las instituciones públicas
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Intervenciones de prevención situacional ambiental del delito
Luciana Ginga
El 20 de agosto se desarrollará en la Facultad de Trabajo Social de nuestra Universidad, el curso sobre “Inseguridad y precariedad en el marco de la racionalidad neoliberal” actividad que tendrá una modalidad virtual en el marco de la Escuela Internacional de la Red de Universidades Latinoamericanas “Aula Cavila”. UNERNOTICIAS entrevistó a Luciana Ginga*, Licenciada en Ciencia Política por la Universidad Nacional de Rosario, quién será una de las dictantes.

-Un tema y flagelo para analizar desde diversos enfoques por su amplitud…
Precisamente, la idea de esta capacitación es realizar un abordaje a través de la historia sobre la seguridad como una relación social. Con el tiempo los sujetos de la inseguridad no han sido los mismos, se evidenciaron mediante diversos grupos que se lo han calificado como peligrosos por ejemplo, el anarquismo a los inicios del siglo XX, la subversión, el narcotráfico, delito convencional, y últimamente se habla del terrorismo. Hay diversas formas de construir ese problema sobre lo que entendemos por seguridad e inseguridad.

-Decías que no siempre se interpreta de la misma manera la cuestión de “seguridad”…
Justamente el contenido de la seguridad, así como también el sujeto o problema amenazante y, como correlato, las diferentes formas de intervenir sobre ellas, han ido modificándose con el paso del tiempo. Por tal motivo, debemos abordar el problema de la inseguridad como una relación social arraigada en un espacio y tiempo determinado y no como un dato esencial de la realidad. De esta manera, el objetivo de la materia es identificar y analizar las diferentes formas en que fue entendida, pensada y asumida la seguridad, en el marco de sus complejas relaciones entre lo jurídico, lo político y lo social. Si bien la problemática de la seguridad contiene aristas complejas, el perfil de la materia se encuentra en identificarla con el problema urbano de la violencia, con la precariedad y con las diferentes respuestas que se han pensado sobre la misma en el marco de la racionalidad neoliberal de gobierno.

-Una arista de la inseguridad lo abordas en un trabajo y relevamiento de orden territorial…
-Sí, lo denominamos Urbanización y Relocalización Territorial en el marco de “Ciudades más seguras”, una aproximación al estudio de las experiencias desarrolladas en las ciudades de Rosario y Córdoba.


-¿Podemos hacer una descripción global de la tarea?
Durante los primeros años de la década del 2000, Rosario y Córdoba fueron protagonistas de una serie de políticas públicas de urbanización y relocalización territorial que transformaron el hábitat de dichas ciudades. En ambos casos, estas intervenciones se financiaron, principalmente, mediante empréstitos locales contraídos con el BID. Dichas políticas consistieron en desplazar a antiguos pobladores de la ciudad, asentados en villas de emergencias y comunidades marginales. La propuesta fue presentar, de un modo exploratorio, cómo se relacionan algunos procesos políticos y sociales acontecidos en la ciudad con la implementación de ciertas políticas públicas y las instancias de control del delito.

-¿Que políticas se delinearon en esos Programas?
En la ciudad de Córdoba se llamó “Programa Mi Casa, Mi Vida” y en la ciudad de Rosario “Programa Integral de Recuperación de Asentamientos Irregulares, Rosario Hábitat”. Ambos programas se enmarcaban en un conjunto de políticas de promoción del desarrollo urbano que, desde los organismos internacionales, se venían impulsando y cuyas recomendaciones del BID estaban dirigidas principalmente a fortalecer la privatización de los fondos de financiamientos de viviendas, la regularización de los asentamientos y la privatización de los servicios públicos, siendo el principal rol del Estado eliminar los obstáculos que afectarían el funcionamiento eficaz del mercado. Todo esto enmarcado en el lineamiento del programa “Ciudades en Transición” que el Banco Mundial presentó en el año 2000, dentro del cual se hallaban como principales objetivos integrar a los habitantes de las comunidades marginales e informales como ciudadanos de las ciudades globales y como consumidores de los servicios públicos.

-¿El financiamiento del BID a que sectores fueron destinados?
Fueron dirigidos a sectores de asentamientos irregulares, villas de emergencia y a grupos de la población afectados por las inundaciones, aunque con algunas distinciones. En el caso Cordobés, el proyecto se aprobó en el marco de la “Modernización del Estado Provincial”, mientras en Rosario fue bajo la propuesta de “Recuperación de Asentamientos Irregulares” desde la órbita municipal. No obstante, ambas intervenciones también pueden ser interpretadas como iniciativas que buscaban modificar y mejorar situaciones y ambientes urbanos, gestionar el espacio público y realzar la estética de la ciudad para reducir la inseguridad urbana, en tanto sus objetos de intervención fueron zonas consideradas “peligrosas”.

-Y aquí deviene un aspecto muy importante referido a la peligrosidad de los lugares…
Sí, la peligrosidad de los lugares ha sido estudiada desde distintos enfoques en las Ciencias Sociales. Algunos abordajes se han concentrado en mostrar elementos más objetivos a partir del análisis de encuestas, datos estadísticos y confecciones de mapas del delito. Otros enfoques tienen en cuenta las percepciones subjetivas que llevan a la construcción de la reputación de los lugares. Esto incide sobre los espacios, porque actúa como mapa cognitivo en la economía de los desplazamientos sin necesidad de apelar a la propia experiencia.

En fin, la mala reputación de los lugares en la ciudad puede ser la matriz de una identidad desvalorizada. En este contexto, surge un nuevo sector gubernamental que incide en las políticas de control del delito; es decir un nuevo aparato de prevención y seguridad. En estas intervenciones, el acento está puesto, menos en la persecución, procesamiento y castigo de los individuos, y más en la reducción de los eventos delictivos por la vía de la minimización de las oportunidades delictivas, un mayor número e intensidad de controles situacionales y el apartamiento de las personas o los grupos de riesgo de las situaciones criminogénicas.

Partiendo de estas ideas, podemos comprender la implementación de ciertas políticas territoriales y poblacionales como una estrategia gubernamental urbana referida a la prevención y al control del delito. La ciudad se convierte en un escenario de disputas por el territorio, donde distintos actores e intereses entran en juego. En este contexto se inscriben los desplazamientos urbanos.

-Con relación al programa “Rosario Hábitat”, ¿que pudieron visualizar en el relevamiento?
Consideramos posible establecer ciertas vinculaciones a partir de lo que hemos analizado hasta ahora, entre las políticas de urbanización y relocalización de asentamiento irregulares y la conformación de Rosario como “ciudad segura”, como “ciudad empresa”.
Mientras Rosario pretendía consolidarse como un polo atractivo de inversión y como un lugar estratégico para el comercio, se imponía como necesario el ordenamiento de los asentamientos irregulares y lejanos del centro de la urbe. Allí viven las poblaciones que son reconocidas y estigmatizadas como “peligrosas” y “riesgosas”, de manera que las intervenciones que se han llevado adelante en ellas, podrían ser pensadas como una estrategia de prevención situacional ambiental del delito, que reencuentra a los sujetos que mencionábamos, como objetos de una política social cuyo objetivo no consistiría tanto en aumentar su propia seguridad social, sino más bien resguardar la seguridad civil de otros ciudadanos.

-¿Y el Programa en Córdoba?
Las políticas de seguridad han ocupado el centro de la atención de los gobiernos en la provincia, en donde cada dispositivo de seguridad, acarrea profundas creencias filosóficas y políticas, compromisos con modelos específicos de explicación social e implicaciones para las relaciones sociales. Esos compromisos se reflejaron en Córdoba mediante la creación de barrios-ciudades.
La iniciativa puede entenderse en el marco de acciones preventivas en la lucha por la seguridad; aunque el proceso de traslado de las personas que vivían en villas y los nuevos espacios que les ofrecieron no parece responder a las necesidades de estas poblaciones erradicadas de la ciudad de Córdoba. En la lucha por la seguridad del pueblo se abre el interrogante sobre quiénes están comprendidos en esa noción de pueblo.

-Algunas reflexiones finales…
La complejidad con la que nos encontramos a la hora de analizar estos temas no resulta casual. Un enmarañamiento de aspectos y dimensiones del mismo fenómeno se dan cita en un mismo escenario: la ciudad.
La proliferación de negocios inmobiliarios en el centro y macro centro de las grandes ciudades de nuestro país –tal como ocurre en Córdoba y Rosario–, la revalorización de espacios públicos que están fundamentalmente pensados para la utilización de los sectores medios; los procesos de desplazamientos y relocalizaciones territoriales de los vecinos de bajos ingresos, el gobierno público-privado que más que una alianza pasajera resulta ser un modo de operación cada vez más utilizado a la hora de hacer negocios y llevar adelante, al mismo tiempo, políticas públicas; devienen aspectos fundamentales a la hora de pensar en un nuevo paradigma de ciudad neoliberal, y por tanto, eficiente, competitiva, higiénica socialmente, ordenada urbanísticamente, turística y fundamentalmente segura, al punto de mantener a cada grupo en su lugar.

Es aquí donde el análisis del territorio urbano se vuelve un escenario complejo, en donde hábitat social y prevención situacional del delito se muestran fuertemente ligadas, más allá de su aparente desafiliación discursiva. El juego de las visibilidades y de los ocultamientos, de las múltiples caras de una misma ciudad, de las diferentes ciudades que se encuentran en ella, nos advierte de la complejidad y de la dificultad para analizar la cercana problemática.

*Licenciada en Ciencia Política (Universidad Nacional de Rosario). Integrante del PEGUES. Becaria doctoral Conicet

Informes e inscripción del Curso: Área de Educación a Distancia , de lunes a viernes en el horario de 7:00 a 19:00 virtual@uner.edu.ar Facultad de Trabajo Socia UNER

Contacto: Licenciada Luciana Ginga lupiginga@hotmail.com
Otras Entrevistas
Jornada Científica sobre Cannabis Medicinal
UNER Saludable
Inocuidad alimentaria
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr