Entrevista a María Alejandra Sterren - 04.06.2019

Buenas prácticas del manejo sobre suelos agrícolas

Estudio de la aplicación del herbicida glifosato en suelos agrícolas de Entre Ríos.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Buenas prácticas del manejo sobre suelos agrícolas
María Alejandra Sterren

María Sterren es ingeniera agrónoma y dirige en la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNER el proyecto “Estudio de la aplicación del herbicida glifosato en suelos agrícolas de Entre Ríos: impacto sobre la biota del suelo”. Acaba de presentar el informe final sobre esta investigación, y en relación al tema ofreció detalles.

¿Cuál es el cuadro de situación del suelo con relación al uso del glifosato?
El glifosato es uno de los herbicidas más utilizado a nivel mundial para combatir las malezas en agricultura. Las rotaciones agrícolas mayormente empleadas en Entre Ríos en siembra directa y con cultivos transgénicos, incorporan soja y maíz, y utilizan en promedio 8 o más litros de glifosato ha-1 año-1, lo cual ha provocado que  las dosis totales por año y la frecuencia de las aplicaciones hayan aumentado. La degradabilidad de este agroquímico depende principalmente de los microorganismos del suelo, por lo cual es importante un mejor conocimiento de cómo la biota se relaciona con su degradación, cómo el glifosato afecta sus actividades y cómo puede contribuir a una predicción a largo plazo del destino de los mismos en el suelo.

En tal sentido, ¿qué hipótesis se plantearon en el proyecto con relación a las poblaciones microbianas del suelo?
La hipótesis que  establecimos en este proyecto, es  que las poblaciones microbianas del suelo varían temporalmente por efecto de la aplicación de glifosato, lo que se refleja en variables biológicas como las que miden su masa, actividad y proporciones de los grupos microbianos. El objetivo principal  es evaluar, el efecto de la aplicación del herbicida glifosato sobre variables microbiológicas en suelos Vertisoles y Molisoles de la provincia de Entre Ríos, en condiciones  controladas de laboratorio y en ensayos a campo.

¿Como fue la selección de las áreas de muestreo?
Se trabajó con suelos Vertisoles y Molisoles de la Provincia de Entre Ríos. Seleccionamos una  serie de suelos representativos, de modo de evaluar en condiciones de laboratorio y de campo la dinámica temporal que tienen las variables biológicas en ambos tipos de suelos con aplicación de glifosato.  Los sitios seleccionados corresponden a lotes con historia agrícola. 

¿Y con respecto a los ensayos de laboratorio?
A los suelos seleccionados y muestreados se les aplicó el herbicida glifosato. Los tratamientos con aplicación de glifosato, se realizaron a partir de una formulación comercial del herbicida. La dosis de principio activo se calculó teniendo en cuenta la densidad aparente de cada tipo de suelo y la profundidad de muestreo (0- 2 cm), a fin de arribar al  volumen del herbicida a incorporar. 
Trabajamos en el laboratorio de Microbiología Agrícola de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de nuestra universidad. El mismo cuenta con el equipamiento e infraestructura para llevar a cabo la actividad.

Surge siempre la pregunta, ¿cuál sería el impacto socioeconómico, y en este caso ambiental, de la investigación?
Ciertamente. La posibilidad de utilización de indicadores microbiológicos que permitan reflejar de manera rápida el impacto de agroquímicos en la sustentabilidad de los sistemas agropecuarios y las consecuencias de degradabilidad que los mismos tengan en el suelo por parte de los microorganismos, tiene un impacto en las decisiones que podría tomar el productor y los técnicos, para un uso sustentable del recurso suelo.  Por otra parte, y en lo que se considera el efecto de la aplicación del herbicida glifosato sobre algunas variables microbiológicas y la residualidad que este herbicida y su principal metabolito (AMPA) tienen en los suelos de Entre Ríos, podrían ser de gran aporte y brindar una herramienta que contribuya a un mayor conocimiento en el área de las ciencias agropecuarias y conservación del medio ambiente.  

Finalmente y en términos generales, ¿a qué conclusiones arribaron?
Los contenidos residuales de Glifosato-Gli-. y AMPA fueron diferentes para cada tipo de suelo y práctica de manejo. En el suelo Vertisol hubo una mayor residualidad en comparación con el Molisol, asociada a los mayores contenidos de arcillas y materia orgánica que adsorbieron el Gli. Hasta los 28 días posteriores a la aplicación, la concentración de Gli fue disminuyendo. Los contenidos de AMPA tendieron a aumentar hasta los 10 días para luego comenzar a disminuir, lo cual indica que este compuesto comenzó a degradarse. Los resultados también mostraron, que el impacto inmediato del Gli es diferente cuando el suelo tiene buenas prácticas de manejo, las cuales están relacionadas a mejores condiciones físico-químicas del mismo que sustentan mayores contenidos de microorganismos (mayor CBM) que, a pesar de verse inhibidas en un primer momento en las AR (respiración microbiana), generan una mayor degradación del herbicida y menor residualidad de Gli .



Las propiedades químicas, físicas y biológicas que actúan normalmente en interacción, son las que identifican la calidad de los suelos. Entre estos factores, quizás los componentes biológicos sean los últimos que se han tomado en cuenta en investigación y producción de los cultivos, ya que se acepta  la actividad de los microorganismos no solo como un factor clave en la fertilidad del suelo, sino que también lo es en la estabilidad y funcionamiento tanto de ecosistemas naturales como  agro ecosistemas.

Contacto: Ing. Agrónoma María Alejandra Sterren → msterren@fca.uner.edu.ar
 


Otras Entrevistas
Universidad Saludable
Pescadores entrerrianos
Taller de escritura académica
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr