Entrevista a Ina Sevic - 13.05.2020

"No estamos a salvo, estamos en una situación controlada"

Ina Sevic, doctora en Bioquímica y docente de la Facultad de Bromatología de UNER, explica el comportamiento del virus COVID19 y las protecciones a tomar.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Ina Sevic, doctora en Bioquímica y docente de la Facultad de Bromatología de UNER, explica el comportamiento del virus COVID19 y las protecciones a tomar.

Ina Sevic, es doctora en Bioquímica y docente de la Facultad de Bromatología de UNER, donde este año comenzó a dictar clases en Virología. Además, forma parte de la Red de Laboratorios de Diagnóstico del Coronavirus, Red que se creó cuando se descentralizó el trabajo que llevaba a cabo la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos Malbrán”, con laboratorios distribuidos de una manera táctica para que cada uno pueda cubrir una parte del país y acelerar así los diagnósticos.
La docente e investigadora mantuvo un diálogo con la FM 100.3 de Gualeguaychú sobre el surgimiento y el avance del COVID19, las investigaciones que se realizan en torno a él y los cuidados y medidas que se deben tomar para evitar el contagio.

En Concordia se conoció el caso de un paciente que dio positivo tras 14 días de aislamiento y con resultado previo negativo ¿Cómo se comporta el virus para que esto suceda?
Son diagnósticos directos y cuando da positivo significa que el virus está presente en el organismo. Lo que pasa es que, a veces, el virus necesita un tiempo para establecer la infección. Una cosa es cuando se diagnostica a un paciente que muestra síntomas, que tiene ya desarrollada la enfermedad, con proyección del virus y sabemos en qué parte temporal está el desarrollo de la infección. Este es un caso. Pero en otros, una persona está sospechando porque estuvo en contacto con alguien con la infección o vino de viaje y nosotros no sabemos cuánto hace que se pudo haber contagiado. Hay una pequeña ventana donde todavía no hay suficiente producción de virus para poder detectarlo. El caso particular de Concordia no lo conozco tanto para poder decir “fue esto” sin error, pero es una de las posibilidades. La otra es que, a veces, las muestras de las vías respiratorias son más difíciles para tomar porque el virus a veces replica en las vías superiores y puede bajar a las inferiores, al pulmón. Si queremos hacer un diagnóstico correcto deberíamos tomar la muestra desde la nariz hasta hacer un lavado bronquioalveolar. Es una muestra muy invasiva y no queremos exponer a un paciente de un posible caso a una “tortura” así. Entonces se toma una muestra que sería la más probable de contener el virus pero en un pequeño porcentaje podría arrojar un falso negativo o error de muestra, como lo llamamos. Se hacen hisopados, que en el 95-99% de los casos, van a funcionar, hay un ínfimo porcentaje y por eso los médicos suelen repetir la muestra para asegurarse que sea negativo.

¿Qué implica realizar el diagnóstico?
Lo que se usa en Argentina y en muchos países, es detectar el genoma viral, el material genético del virus. Se usa en diferentes regiones para asegurarse que estamos detectando ese virus y no otra cosa. Se procesan las muestras y, si se detecta el genoma viral, es porque el virus está. Si no se detecta, es un tipo de muestra negativa o se puede tomar otra para confirmar, pero lo que se hace, en tiempo real, es detectar el genoma del virus.

¿Cómo se comporta el virus una vez ingresado al cuerpo humano?
En general ingresa por las vías respiratorias y suele, primero, replicar un poco en las vías superiores y después, depende de las personas, baja al pulmón. Una parte, en general en las enfermedades virales, la vemos en directo por el daño que hace el virus al organismo. Pero, lo que hacen muchos virus, es provocar mucho al sistema inmune que reacciona de una manera no adecuada, exagerada por decirlo de una manera. Entonces, otra parte de la enfermedad que vemos es por la exageración del sistema inmune. Y esto es lo que pasa en algunos casos graves, no es el virus el que nos produce tanto daño sino el sistema inmune que se defiende mucho más de lo necesario y empieza a crear una situación de daños por exageración del sistema inmune. En particular, este virus que ahora está circulación, en los casos graves, provoca esa exageración. También depende de las personas, que por ahí pasan toda la infección sin enterarse, pero es algo que vamos a saber bien, vamos a tener bien los números, una vez que salgamos de esta situación emergente y empecemos a evaluar toda la situación. En este momento, con pacientes en una situación muy grave no se hace, pero en un momento creo que lo vamos a hacer y vamos a saber bien cuánta gente lo cursó sin darse cuenta.

Hay recuperación posible para un paciente que está en terapia intensiva desde hace varios días…
Eso depende mucho del organismo del paciente. En realidad, un paciente que está internado o precisa de respirador no está condenado, depende de cuánto pueda luchar su organismo. Por esto también, si un paciente ya tiene problemas de base, con problemas de pulmón previo o simplemente son mayores de edad, suelen tener un sistema inmune que no puede luchar contra la enfermedad de una manera adecuada. Pero no, para nada significa que están condenados. Muchos, de hecho, se han recuperado. En Italia podemos ver que enfermos de 90 años, con respirador, se han recuperado. Es muy individual y no es una condena para nada.

¿Hay avances concretos respecto de encontrar una vacuna?
Para encontrar una vacuna necesitamos mucho tiempo y muchas pruebas. Una cosa es encontrar una vacuna, pero es muy importante pasar todas las pruebas clínicas en una persona y eso suele llevar mucho tiempo. Estamos pasando por un mundo sin vacunas y no creo que lo vayamos a resolver antes de esta pandemia; en algún otro momento probablemente sí, pero las vacunas deben pasar muchas pruebas para empezar a comercializarse. Con muchos medicamentos y vacunas nuevas se necesitan muchos meses o años para saber que no tengan efectos después de su aplicación. No es una cosa que no estemos avanzando, pero se necesita mucho tiempo para poder usarse en humanos.

-¿Hay diferentes cepas o estamos hablando de un solo virus?
Lamentablemente, los virus siempre existen como mezclas genéticas. Ningún virus, hasta ahora, es uniforme y genéticamente igual. Este virus, por más que hasta ahora no lo tenemos genéticamente caracterizado, tendrá diferentes variantes, diferentes cepas, pero, de ahí a que tenga diferentes implicancias clínicas es algo que tenemos que ver con el tiempo, porque hay virus con diferentes variantes, diferentes cepas, que se comportan de manera muy similar. Sin embargo, en algunos casos, esas variantes hacen que la inmunidad no alcance. Pero esto lamentablemente no lo podemos decir porque estamos en el medio del brote. Cuando todo esto termine y veamos cómo se comporta el virus, recién ahí vamos a ver si hubo diferencias entre los países y regiones. A todo esto se deberán agregar los datos de las investigaciones que se van hacer para poder decir si ese tipo de variante tiene alguna implicancia clínica.

-Tampoco sabemos, todavía, si haber tenido el COVID19 no nos inmuniza para futuros contagios…
No. Es muy probable que se vaya a generar inmunidad después, pero necesitamos tiempo para saber cuánto nos va a proteger y si, a lo largo del tiempo, se va a mantener la cantidad de anticuerpos protectivos que nos quedan y si nos van a proteger contra alguna otra variante o la misma variante en una segunda vez. Estas cosas necesitan años para verla en una población real. Lo que pienso es que los que llevan adelante investigaciones del coronavirus lo van a asociar primero con modelos animales y recién ahí tendremos un dato para saber si generamos o no la inmunidad duradera.

-¿Es un tipo de virus que puede ser creado? Hay muchas historias…
El nombre del virus es SARS-CoV2 porque en realidad ya apareció un virus genéticamente muy similar hace 20 años y que provocó un brote. Genéticamente es muy similar y este que apareció ahora es muy similar al que circula en murciélagos, o sea que es natural. Lo que ocurre es que es muy similar y lo que estamos viendo es un salto de especie, nada más. Lo único es que no saltó directamente del murciélago sino que hubo otra especie en el medio, o sea del murciélago a otra especie, que podría ser algún felino, y después a nosotros. Si llegara a pasar lo otro, sería un escándalo político mundial y una condena muy grave contra aquel país que intentara hacer algo así.

¿Qué país se puede considerar como un modelo en el abordaje, tanto clínico, como también en la investigación del virus?
Cuando apareció el virus, nadie lo tomó muy seriamente hasta que llegó a Europa. En realidad lo que hicimos hasta ahora es aprender de errores de otros países, como por ejemplo Italia. Nosotros reaccionamos bastante bien con las medidas y con la velocidad con que se tomaron. Alemania viene bastante bien, cerraron las aduanas rápido e impusieron la distancia social severamente y, por ahora, vienen con baja tasa de contagio. Ahora, cuando volvamos a abrir las aduanas veremos cual país sigue bien y cuál mal. Pero Argentina reaccionó bastante bien, aprendimos de los errores de otros países y ahora veremos qué pasa con dejar la gente caminar un poco más, abrir aduanas. Esa parte aún no sabemos cómo funciona y, para decir si la política de tal país de principio a fin, está bien, aún nos falta esa información, que será muy importante.

-¿Esta bien flexibilizar la cuarentena?
Creo que se debe hacer algo, pero no abrir las puertas así nomás. Lo que me preocupa mucho es cuando veo que el 80% de las personas no sabe usar barbijo. La parte de debajo de la nariz es muy peligrosa o levantan el barbijo para comer un caramelo. El uso del barbijo es lo que nos puede salvar una vez que liberemos la cuarentena y sin embargo, la mayoría de la gente no lo sabe usar. También, mucha gente usa guantes y no hay ninguna justificación para el uso de los guantes, porque no sirven y no protegen en situaciones sociales. Por otro lado, una parte está confiando en que la situación no es tan grave como suena. Estas partes, si se pueden resolver, no veo nada mal que se pueda salir a caminar o correr o lo que sea. No sacaría los barbijos todavía porque si volvemos a circular sin las medidas que se están tomando podemos tener otro brote, que será más grave que el primero. Si se relaja mucho la circulación, mucha gente que aún está cursando subclínicamente la infección puede contagiar a otros. Es muy difícil estar aislado todo el tiempo pero podemos volver a circular de una manera protegida, utilizando el barbijo de manera correcta, lavar bien las manos, no tocar la cara. No creo que la población esté libre del virus, estamos en una situación controlada.

Otras Entrevistas
Música para compartir
Economistas argentinos: Eduardo Levy Yeyati
Historias del Pago Chico
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr