30.12.2020

Las narrativas de la identidad

La narrativa que construye a la identidad se vuelve contingente y es la disputa de poder lo que explica por qué unos discursos prevalecen sobre los otros para instalar una versión ´naturalizada´ de quiénes somos.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Las narrativas de la identidad
Ilustración Marion Ben-Lisa
La distinción y la diferencia con lo Otro hace de la identidad algo propio e inexpugnable. También la narrativa que construye a la identidad se vuelve contingente y es la disputa de poder lo que explica por qué unos discursos prevalecen sobre los otros para instalar una versión ´naturalizada´ de quiénes somos. En cambio, se trata de prevalecer como lo que quiero ser, como una resistencia, o una rebeldía, frente a la universalización social.

La etimología de la palabra identidad (del latín identitas y este de ídem, “lo mismo”) nos lleva a la repetición, a casos en los que algún patrón se reitera y se conserva más allá de ciertos cambios en el conjunto: puede pensarse como una esencia y a la vez un signo, algo que permite la distinción y la diferencia de otros. Pensemos, por ejemplo, cuando se dice que un artista musical “tiene una identidad”: se hace referencia a una particularidad que se destaca y que puede venir de la forma de entonar, de vestir, de bailar o los acordes que usa. Recordemos el oído absoluto de Charly García y su destreza en el piano, la voz grave de Mercedes Sosa o la poesía en las letras del Indio Solari: cuando se refieren estas particularidades, en realidad de lo que se habla es de la identidad del artista.

Otro uso del concepto es el de “identidad de marca” que desde el marketing se utiliza para referir un patrón que se mantiene en el tiempo, más allá de los cambios que pueda tener el producto. Esta identidad puede fijarse en un logo, un color o una tipografía que, salvo algunas variaciones, se preserva para lograr el efecto de identificación. Para este caso recordemos ejemplos globalizados como la tipografía y el color de Coca-Cola, la M de Mc Donald´s o la manzana de Apple.

Analizando estos casos podemos decir que algo que tiene una tradición, o una repetición, “tiene una identidad”. Mientras que algo que cambia de forma permanente y no respeta un solo estilo o tradición, “tiene problemas de identidad”. Y aunque el análisis del concepto de identidad nos podría llevar por caminos mucho más complejos, cabe preguntarnos ¿dónde está la identidad?, ¿está en los átomos?, ¿en el ADN?, ¿en las ideas?, o acaso ¿en los actos?

Continuar lectura en Riberas.
Otras Entrevistas
Carreras 2021
Estudiá en la UNER
A voz do morro - Coro Tahil Mapu 2020
El señor Juan Sebastián - Coro Tahil Mapu 2020
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | EDUNER | Radio y TV | Cultura |
La UNER en Facebook La UNER en Youtube La UNER en Flickr