12.02.2021

Si Einstein hubiese sido mujer

La investigadora y secretaria de Investigación y Posgrado de la Facultad de Ciencias de la Educación, Carina Cortassa, se refirió al lugar de la mujer en la ciencia.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Si Einstein hubiese sido mujer
Ilustración de la campaña #NoMoreMatildas | www.nomorematildas.com
Este 2021 se celebra por sexto año el Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia, la fecha conmemorativa que señala los obstáculos de las mujeres en el campo de la ciencia: según UNESCO, menos del 30% de investigadores científicos en el mundo son mujeres. Este año tiene como tema particular la reinvindicación del trabajo de las mujeres científicas en la lucha contra el COVID 19. La investigadora y secretaria de Investigación y Posgrado de la Facultad de Ciencias de la Educación, Carina Cortassa, se refirió a la importancia de la fecha: “En el campo científico tecnológico persisten las brechas y las desigualdades que nos afectan a las mujeres.

Cada 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia, una fecha establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015. La resolución de la Asamblea reafirmaba “que la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas contribuirán decisivamente al progreso” respecto de todos los objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

A partir de allí, se invitó a los Estados miembros a promover la participación plena y en condiciones de igualdad de las mujeres y las niñas en la educación, a través de políticas y planes de estudio en el campo de la ciencia, incluidos programas escolares, “para alentar una mayor participación de las mujeres y las niñas, promover las perspectivas de carrera de las mujeres en la ciencia y reconocer los logros de las mujeres en la ciencia”.

“Las investigadoras han logrado muchos avances cruciales en la lucha contra la pandemia, que van desde la comprensión del virus y el control de su propagación hasta la elaboración de pruebas de diagnóstico y vacunas. Al mismo tiempo, cada vez queda más patente que la pandemia ha afectado más a las mujeres –en particular las mujeres científicas– que a los hombres, por ejemplo, debido al desequilibrio en la distribución de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados”, destacaron en un mensaje conjunto Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, y Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU-Mujeres.

Las desigualdades en el campo científico tecnológico
La docente, investigadora y secretaria de Investigación y Posgrado de la FCEDU, señaló que “tanto el acceso a la ciencia como la igualdad de género son dos derechos humanos fundamentales que hoy se unen en la misma celebración“.

“Es importante no perder de vista cuáles son los objetivos de la equiparación de género dentro del campo científico tecnológico –destacó–, en el cual persisten las brechas y las desigualdades que nos afectan a las mujeres en muchos otros campos de la actividad. Por ejemplo, en nuestro país, mientras el 59% de la masa crítica de investigadores e investigadoras está compuesta por mujeres, tan sólo el 14% de las autoridades de organismos científicos son mujeres. Mientras el 49% de los proyectos de investigación y desarrollo son dirigidos por mujeres, nosotras recibimos un 33% de financiamiento en ese proyecto. Y sólo 1 de 10 mujeres que investigan, lo hacen en los campos de la ingeniería y la tecnología”.

La investigadora hace hincapié en algunos de estos obstáculos de acceso y desarrollo, ya teorizados por los estudios de género: “En el campo científico y tecnológico nos afectan, como en otras áreas de desempeño y de práctica, los techos de cristal, los pisos pegajosos, el efecto Matilda, es decir, muchas cuestiones que tienen que ver con ese desigual acceso a la ciencia y la tecnología en el caso de las mujeres y las niñas”.

“Mientras tanto seguiremos adelante en este camino que ya no tiene retorno, no sólo de incorporación de más mujeres sino de fomento a las vocaciones científicas entre las niñas y las jóvenes. Todo aquello que podamos hacer, todas aquellas voces que podamos sumar en este 11 de febrero, serán bienvenidas no sólo para nosotras, para quienes estamos en este momento desempeñándonos en el campo científico tecnológico sino, sobre todo, para las científicas e investigadoras que vendrán en futuras generaciones”, remarcó Cortassa para terminar.


Fuente: Facultad de Ciencias de la Educación - UNER



Otras Entrevistas
Carreras 2021
Estudiá en la UNER
A voz do morro - Coro Tahil Mapu 2020
El señor Juan Sebastián - Coro Tahil Mapu 2020
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | EDUNER | Radio y TV | Cultura |
La UNER en Facebook La UNER en Youtube La UNER en Flickr