Coronavirus - 20.05.2020

Gestar y parir en cuarentena

La pandemia de Coronavirus ha modificado los protocolos de atención pero sin descuidar lo importante: el parto respetado.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Gestar y parir en cuarentena
Mientras la Organización Mundial de la Salud aún está investigando las consecuencias de la infección de Covid-19 en las mujeres embarazadas, de momento no hay pruebas de que corran mayor riesgo de enfermedad grave que la población en general (1), al contrario de lo que pasó con la pandemia de H1N1. Paralelamente, los profesionales de la salud están enfocados en tratar el coronavirus y las personas gestantes continúan pariendo.

Como todos los años, durante el mes de mayo se celebra la Semana del Parto Respetado. En la Argentina, existe la Ley 25.929 sancionada y promulgada en 2004 y finalmente reglamentada en 2015 la cual defiende los derechos de las madres, los recién nacidos/as y sus familias al momento del trabajo de parto, parto y post parto, detallando los distintos derechos que deben garantizarse a la mujer, el recién nacido/a y su familia (2). En el contexto actual, se han tenido que reacomodar acciones y protocolos para que estos derechos puedan seguir respetándose reforzando la importancia y necesidad de la bioseguridad de la madre, su bebé y el equipo sanitario para evitar la propagación del Covid-19.

Los protocolos a nivel local

En estos últimos cuatro meses desde el comienzo del Covid-19 y en estos dos últimos meses de cuarentena el número de nacimientos se ha mantenido con un número de 70 nacimientos mensuales y un promedio de 3 diarios y un 55% de partos vaginales y un 45% de cesáreas.

Carina Leiva es Licenciada en Obstetricia, coordinadora de la Carrera Binacional de Licenciatura en Obstetricia de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNER y desde hace 25 años se desempeña como profesional en el Hospital Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay. Consultada por “El Reverso”, al aire de Radio UNER 91.3 de Concepción del Uruguay, la profesional habló sobre las nuevas normas y protocolos institucionales que el sistema de salud ha tenido que establecer para permitir los derechos de la mujer embarazada, las puérperas y los niños. “Ha sido un gran desafío para el equipo de salud poder acordar todos estos nuevos protocolos y equipar las habitaciones para las madres con elementos de seguridad como alcohol, jabón, papel para secado, que tanto las mamás como las familias vayan con tapaboca, etc. Es una nueva cultura que todos debemos implementar”, reflexionó la docente.



En este contexto se tuvieron que discutir y analizar nuevos protocolos para el servicio para mejorar la atención en la sala de internación, preparto y parto, normativas sugeridas por el Ministerio de Salud de la Nación. Por ejemplo, la mujer puede estar acompañada en un trabajo de parto activo por un acompañante de su elección, que debe cumplir algunos requisitos: ser menor de 60 años de edad, que no tenga síntomas, y que una vez que haya decidido ingresar a la habitación se quede allí sin circular por el hospital. Esta condición es siempre y cuando la madre no sea sospechosa para Covid-19 o ya presente el dispositivo. “Para el momento del nacimiento, por el momento, se ha restringido el ingreso de acompañantes ya que no se cumplen las condiciones edilicias para el distanciamiento y los elementos para protección personal escasean”.

La profesional informó además que los controles de embarazo de bajo y alto riesgo se encuentran garantizados en la totalidad de los casos, destacando que “esta emergencia ha facilitado la comunicación con integrantes de otros equipos de salud que se desempeñan en los centros de atención primaria. Mediante mensajes de Whatsapp intercambiamos información para derivar los turnos y optimizar la atención. No hubo suspensión de turnos, pero se han reorganizado cada 20 o 30 minutos para que las embarazadas o puérperas no estén en contacto en la sala de espera.También se trató que los controles o estudios se realicen en la planta baja para que la embarazada no tenga la necesidad de subir al segundo piso y circular por el hospital”. También informó que los controles de embarazo de bajo riesgo son realizados por las licenciadas en obstetricia y pueden realizarse en cualquiera de los centros de atención primaria de la salud hasta las 37 semanas.



“El equipo de salud y del servicio acuerda que la prioridad absoluta es la reducción del riesgo de contagio de Covid-19 para la madre, su familia y el propio equipo de salud. Pero por esta causa no debe dejarse de lado una atención respetuosa, cuidada y responsable por parte de los profesionales, brindar un ambiente seguro y confiable a la madre, permitir la libertad de movimiento y la elección de la postura para el nacimiento, manteniendo un ambiente tranquilo, agradable, de confidencialidad e intimidad, habiendo brindado un seguimiento del trabajo de parto normal priorizando el contacto piel a piel y respetando los tiempos de la gestación. Para centrarnos en un parto feliz, el equipo de obstetricia tiene la convicción de que en esta pandemia la información hacia la madre y su familia es la mejor herramienta”, concluyó.

(1)http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000001839cnt-covid-19-recomendaciones-atencion-embarazadas-recien-nacidos.pdf
(2) https://www.unicef.org/argentina/parto-respetado
Otras noticias
Música para compartir
Economistas argentinos: Eduardo Levy Yeyati
Historias del Pago Chico
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr