Institucional - 04.06.2020

Volver a casa: estudiantes de intercambio repatriadas

En el marco de la pandemia, la Universidad gestionó el regreso a la Argentina de estudiantes que se encontraban de intercambio en Colombia, Paraguay y Brasil.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Volver a casa: estudiantes de intercambio repatriadas
Volver a casa: estudiantes de intercambio repatriadas

Josefina Rayan es la responsable de Relaciones Internacionales de la Universidad, a cargo de la gestión de los intercambios para estudiantes. Existen dos programas: PILA (Programa de Intercambio Académico Latinoamericano) y ESCALA de Grado de AUGM (Asociación de Universidades Grupo Montevideo). “Este año en el primer cuatrimestre viajaron cuatro estudiantes de la UNER. Camila fue a Paraguay, Lucila a Brasil, y Sofía y Rita a Colombia. Este intercambio son plazas recíprocas, o sea que por un estudiante que va hacia dichas universidades, viene uno para acá. Así que también tenemos estudiantes extranjeros en la UNER”, relató.

Estas gestiones, que se realizan regularmente, en 2020 se encontraron con una situación fuera de lo habitual. Cuando comenzó la cuarentena obligatoria en los tres países -Colombia, Paraguay y Brasil- y “ante este panorama de incertidumbre, desde UNER se tomó la decisión de sugerir a las estudiantes que estaban afuera regresar a Argentina y facilitarles el trámite. Es una decisión muy difícil de tomar, así que enviamos un mail y fuimos obteniendo las distintas respuestas de las chicas. Los referentes -de las unidades académicas- también estuvieron en contacto con ellas, asesorándolas y también sugiriendo que hablaran con sus familias, que se apoyaran en ellos para tomar una decisión”.



Ante la crisis sanitaria mundial por el Covid-19 y con datos nuevos “todos los días”, lo “más importante era tratar de dar contención a los estudiantes -tanto a los que estaban afuera como a los que están acá-, ante el panorama de incertidumbre que todos estábamos viviendo”, dijo la referente de RRII, ya que “están lejos de su casa, sin su familia, en un país nuevo, con distintas costumbres, distintas culturas, y encima ante esta pandemia”.

En este sentido, relató cómo fue traer de vuelta a casa a Rita, Camila y Sofía. En orden cronológico, Rita fue la primera que decidió regresar al país. “Al momento que ella tomó la decisión pudimos realizar los trámites administrativos para hacer el cambio de su pasaje. Primero no había vuelos, hasta que en un momento nos mandaron un mail pidiendo urgente confirmación porque había un lugar disponible en el último vuelo comercial que se habilitó desde Colombia antes de que cierren los aeropuertos. Ella tomó ese avión y pudo regresar sin mayores complicaciones dadas las circunstancias”, precisó Rayan.

Respecto a Camila, “Paraguay fue el primer lugar donde comenzó la cuarentena obligatoria así que fue un poco más complicado que el caso de Rita. Logramos cambiar el pasaje para que regrese, tenía un avión el veintipico de marzo para las 4 am y cuando llegó al aeropuerto estaba cerrado -no habían dado aviso previo- y se habían cancelado todos los vuelos, así que Camila tuvo que volver al lugar donde estaba alojada”.

“Nos pusimos en contacto con la Embajada Argentina en Paraguay -debo decir que todas las embajadas nos han dado mucho apoyo en este sentido-. Se consiguió que Camila pudiera regresar en un colectivo de repatriación dado que no habilitarían más vuelos. Fue un colectivo que salió de Asunción y luego de unas cuantas horas de viaje pudo llegar a Buenos Aires, y de allí la buscaron para que se vaya a su casa”, contó Rayan.

En el caso de Sofía también fue una situación bastante compleja. “Habían cancelado todos los vuelos comerciales en Colombia por lo cual, contactándonos con la Embajada, nos sugirieron que se anote en un listado de repatriación, que era un formulario online para las personas que deseaban regresar al país: ellos cargaban la información y se encargaban de hacer un listado de prioridades. Luego de bastante tiempo Sofía recibió el esperado mail de que había un lugar disponible para ella en un vuelo, así que se tomó la decisión enseguida de adquirir el ticket para que pueda regresar. Ahí comenzaron las gestiones de traslado hacia Bogotá, desde donde salía el avión, porque ella estaba en otra ciudad y había que gestionar permisos, ver en qué se iba a trasladar, cuál era la forma más segura. Sofía tomó el avión desde Bogotá, llegó a Argentina después de un viaje largo, casi dos días, esperas, controles, incertidumbres. Una vez que llegó al país, tomó un colectivo que habían habilitado para llegar a las distintas provincias. Por suerte salió todo bien”.

Cabe comentar que las tres estudiantes cumplieron con los 14 días de aislamiento obligatorio una vez que arribaron a sus hogares.

La cuarta estudiante de la Universidad que viajó de intercambio está en Brasil, pero Lucila Carena tomó la decisión de quedarse, en una primera instancia, porque su traslado desde la ciudad en la que estaba era “un poco largo y requiere de muchas horas de espera en aeropuertos”. Sin embargo, “la semana pasada dio aviso que quería volver”, por lo que se realizaron todos los trámites y estaría regresando en colectivo en los próximos días. “Con ella está en contacto Agostina Sanchez, de la Facultad de Ciencias de la Administración donde Lucila estudia”, reconoció.

En esta y las demás gestiones Rayan no estuvo sola. “Hablo desde la parte de Relaciones Internacionales de Rectorado, dado que allí está centralizada la cuestión de intercambios, pero en los casos particulares quienes estuvieron trabajando fueron los referentes de cada Facultad: Rodrigo Penco, de Ciencias Agropecuarias, quien estuvo trabajando el caso de Rita; Romina Estepanic, de la Facultad de Ciencias Económicas, en el caso de Sofía; y Walter Serrano, en el caso de Camila”, destacó.

Finalmente, la responsable de intercambios aclaró que también participaron de las diferentes gestiones para lograr traer de vuelta a las chicas las Secretarías Académica, Privada, Económico Financiera y el área de Protocolo.

El regreso en primera persona

Sofía Rauch
tiene 23 años, es estudiante de la carrera de Contador público y el 9 de febrero se fue de intercambio a Colombia, a la Universidad Francisco de Paula Santander, en la ciudad de Cúcuta.
Fue la última estudiante de intercambio en volver a su casa: “El 18 de marzo me llega un mail desde UNER donde recomendaban el regreso al país por toda esta situación de incertidumbre frente a la pandemia. Yo decido quedarme hasta el 31 de marzo en Colombia, porque pensaba que en poco tiempo todo iba a pasar”. 



“Me dijeron que si tomaba la decisión de regresar, ellos -desde la Universidad- iban a iniciar todos los trámites de repatriación para poder volver al país lo antes posible”. Sin embargo, tras permanecer esa quincena, la situación empeoró y la vuelta, en esa fecha, fue más compleja. Asimismo, desde la institución se realizaron todas las gestiones y a mediados de mayo Sofía emprendió su regreso. 

A pesar del contexto adverso, logró traerse muchas experiencias, tanto en lo académico como en lo social: “En ese primer mes hicimos un lindo grupo de amigos junto con las chicas que estaban de intercambio de Brasil y dos chicos de México. Con ellos y con el resto de compañeros colombianos que se iban sumando al grupo aprovechamos a conocer la ciudad de Cúcuta, las comidas típicas de la zona, y unos pueblitos que estaban cerca de la ciudad”.

Rita Macadam tiene 21 años, es estudiante de la carrera de Ingeniería Agronómica y se fue de intercambio a Colombia, a la Universidad Pedagógica y Tecnológica, en la ciudad de Tunja. 
En su caso solo estuvo 15 días ya que manifestó su intención de volver ni bien se presentó la situación del Coronavirus. Alcanzó a conocer la facultad y su comunidad, al igual que un poco de la cultura de Colombia y sus diferentes paisajes.



"Era una situación donde nadie sabía lo que podía llegar a pasar o cómo se podría llegar a comportar ahí en Colombia. Decidí volverme en una primera instancia y al día de hoy no me arrepiento”, comentó.

Dijo sentirse acompañada por la institución, tanto a nivel gestión de trámites como, y principalmente, desde lo emocional. “Todo era un caos, los aeropuertos eran una revolución, toda la gente estaba tratando de volver a su casa, tratando de conseguir pasajes, había mucho miedo. La Facultad siempre estuvo a disposición mía y de mi familia y Josefina, quien se encargó de conseguir el pasaje y hacer todos esos papeles, estuvo siempre presente”. 

Camila Arguet Sotelo tiene 21 años, es estudiante de la carrera de Trabajo Social y se fue de intercambio a Paraguay, a la Universidad Nacional de Asunción, sita en esa ciudad.
Cuando el contexto de la pandemia empeoró en la región, “ya había comenzando con la actividad académica. Me encontré con personas muy cálidas y me siento super agradecida de haber formado lindos vínculos con ellos. Aún sigo en contacto con la mayoría”, contó. 



Su viaje fue accidentado ya que cuando llegó al aeropuerto se encontraba cerrado, decisión tomada ese día a través de un decreto nacional de Paraguay. “La opción más segura fue la de comunicarse con el consulado y tramitar un viaje de repatriación”, expresó. Días después subió a un colectivo y emprendió el regreso.

Las tres estudiantes nos contaron con más detalles sus vivencias y sentimientos respecto a esta experiencia. Enterate más en el siguiente video:




Otras noticias
Carreras 2021
A voz do morro - Coro Tahil Mapu 2020
El señor Juan Sebastián - Coro Tahil Mapu 2020
Música para compartir- Diego Bertoni
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | EDUNER | Radio y TV | Cultura |
La UNER en Facebook La UNER en Youtube La UNER en Flickr