Coronavirus - 09.06.2020

Efectos del Covid-19 en la Salud Materno Infantil

El webinar fue moderado por el Decano de la FCS Jorge Pepe, y a cargo del especialista en pediatría Juan Reichenbach.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Efectos del Covid-19 en la Salud Materno Infantil
Efectos del Covid-19 en la Salud Materno Infantil
Frente al contexto de pandemia por COVID-19, se presenta como fundamental que el sistema de salud continúe garantizando sin interrupciones el primer nivel de atención para prevenir la mortalidad materno-infantil. Sobre esto estuvo centrado el webinar "Efectos del COVID-19 en la Salud Materno Infantil".

A través de su plataforma en YouTube, la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS) de nuestra Universidad realizó el webinar "Efectos del COVID-19 en la Salud Materno Infantil". La misma estuvo a cargo de Juan Reichenbach, especialista consultor en Clínica Pediátrica, profesor adjunto en la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Medicina de la UNLP y coordinada por Jorge Pepe, decano de la FCS.

Pepe aseguró que es necesario no perder de vista el primer nivel de atención en madres y niños: “Hay una perspectiva que es suprema y que es la de derechos. El derecho de madre y niños que, previo a la pandemia, ya estaba siendo vulnerado. Debemos analizar hasta dónde se encuentra jaqueado en este momento y qué va a ocurrir pos pandemia. Según un documento de UNICEF, mientras la COVID-19 destruye sistemas de salud que ya eran frágiles, cada día podrían morir 6 mil niños menores de 5 años más de los que antes morían si no se toman medidas urgentes. Frente a esta pandemia es muy importante preparar los equipos de salud, pero nuestros niños se deben seguir vacunando, controlando y sobre todo educando y a veces las condiciones de algunas familias no les permiten acceder a esos principios básicos de la atención primaria y la medicina preventiva”.



Por su parte, Reichenbach, quien ya ha visitado la Facultad en ocasiones anteriores para hablar de la temática, manifestó que “la salud no pasa por la terapia intensiva sino que se encuentra en los lugares donde está la gente. Esta pandemia nos llena de dificultades y tristezas pero también nos da nuevas oportunidades para reafirmar las cosas que decimos desde hace mucho tiempo respecto a la salud materno infantil. La atención del parto y los servicios de curación infantil son particularmente vulnerables a la interrupción y representan mayor cantidad de muertes maternas e infantiles adicionales”.

De acuerdo a cifras oficiales, en el año 2017 la tasa de natalidad alcanzó los 704.609 nacimientos, de los cuales el 13% se trató de madres de entre 15 y 19 años y un 0.3% menores de 15 años. Además, murieron 6.579 niños y niñas en el primer año de vida. El 52% de esos casos se trató de afecciones originadas en el período neonatal. Otras causas fueron malformaciones congénitas, enfermedades del sistema respiratorio, enfermedades infecciosas, causas externas, entre otras. “El 59% de las muertes son reducibles. Es casi una epidemia callada que espero que en esta oportunidad, con la salud pública en agenda, sea reconocida en el momento oportuno como lo venimos diciendo hace más de 40 años”, remarcó el especialista. En este sentido, expresó que una de las metas para el 2030 de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de Naciones Unidas es poner fin a todas las muertes evitables de recién nacidos y niños y niñas menores de 5 años.



Sobre las muertes maternas, el docente de la UNLP advirtió: “Nuestro país tiene una razón de mortalidad materna permanente desde hace varias décadas, no la podemos bajar. Por cada recién nacido vivo, hay 202 muertes maternas, a lo cual se suman los femicidios. 1 de cada 7 de esas muertes maternas están asociadas a embarazos terminados en aborto. Las que son por causas directas como accidentes hipertensivos o sepsis que son prevenibles con controles correctos. Un gran porcentaje de las madres aparecen en nuestras maternidades de alta complejidad con pocos controles en el embarazo”.
El especialista también hizo referencia a que en los casos de madres que tengan COVID-19, se debe continuar con la lactancia del bebé: “No se ha demostrado la presencia de COVID en la leche materna, es por eso que la lactancia debe seguir con los recaudos necesarios de protección del recién nacido”.
Finalmente, Reichenbach dijo: “Una vez que termine la pandemia, los sistemas de salud deben recuperarse rápidamente. A medida que la vida vuelve a la normalidad, los países deben avanzar en los sistemas de salud resistentes y revitalizar la demanda de atención de rutina. Mientras más continúen las reducciones de cobertura, más vidas se perderán. No debemos retrasar la restauración de los servicios de salud si queremos minimizar el impacto duradero de las interrupciones temporales”.


Otras noticias
Carreras 2021
A voz do morro - Coro Tahil Mapu 2020
El señor Juan Sebastián - Coro Tahil Mapu 2020
Música para compartir- Diego Bertoni
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | EDUNER | Radio y TV | Cultura |
La UNER en Facebook La UNER en Youtube La UNER en Flickr