Facultades - 02.07.2020

La virtualidad llegó para quedarse

Sergio Farabello, secretario académico de la Facultad de Bromatología, destacó el trabajo de la Universidad en el dictado de clases virtuales.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
La virtualidad llegó para quedarse
La virtualidad llegó para quedarse

Las clases virtuales llevan más de tres meses en la mayoría de las facultades de nuestra Universidad con buenos resultados. Permitieron a los estudiantes no perder el cursado. La normalidad presencia que se quebró con la llegada de la pandemia no sorprendió a la UNER ya que desde hace tiempo venía implementado este sistema, aunque no con la fuerza con la que se está llevando a cabo en estos momentos.

El aislamiento social modificó conductas y el estudio no fue la excepción. En este sentido, el ingeniero Sergio Farabello, secretario académico de la Facultad de Bromatología de la UNER, detalló en diálogo con la FM 100.3 de Gualeguaychú, como ha sido su recorrido.

“Es todo un desafío que nos sorprendió en marzo, cuando todos soñábamos con inaugurar el Polo Educativo y comenzar el dictado de clases en forma presencial en la nueva casa. Primero, pensamos que sería por una semana, se extendió en meses y creo que ahora llegó para quedarse en lo que resta del año”, afirmó.

“Esto llevó a que se revean las documentaciones de nuestras carreras, lo que generó un cambio en las mismas. No solo en Bromatología sino también en la UNER, con las resoluciones que tomó el Rector Andrés Sabella para la Universidad y luego, cada Facultad se fue sumando. La carrera es presencial, acreditada por las CONEAU como tal, es decir, que no se desarrollan en gran parte desde la virtualidad”, comenta.

Farabello detalló los pasos que se tomaron en la Facultad: “Lo primero que hicimos fue modificar el reglamento académico, porque no preveía evaluaciones y el dictado de clases en la virtualidad. Esto trajo aparejado el armado de un protocolo para los exámenes finales en la modalidad virtual. Hoy tenemos el 100 por ciento de las cátedras con estas condiciones”.



Para el secretario académico, son tiempos nuevos, de novedades más allá de afirmar que “en realidad teníamos el campus virtual de la Universidad funcionando desde hace tiempo. Lo que sucede es que los docentes vivimos de la presencialidad. Nuestras carreras están definidas de esta manera. Además, hay particularidades como materias con un alto contenido de trabajos prácticos. En veterinaria por ejemplo, donde el contacto es con animales y en el trabajo de campo. Todo esto lleva a una adaptación y un repensar las actividades”.

De todas manera, el ingeniero remarcó que “aspectos de la virtualidad se van a quedar para siempre; el uso de las herramientas disponibles en el Campus Virtual y que todos los docentes tuvimos que aprenderlas y capacitarnos”.

Respecto a los cambios visibles agregó que, “en mayo y junio, cinco estudiantes se pudieron graduar a través de la defensa de su trabajo final en forma virtual. Es muy importante porque muchas veces son estudiantes que viven en otras localidades. Esto evita que tengan que viajar y lo puedan hacer tranquilamente desde sus casas o lugares de trabajo. Esas cosas llegaron para quedarse”.

“Aprendimos que podemos reunirnos de otra manera docentes, no docentes, funcionarios. De hecho los secretarios académicos nos reunimos todas las semanas porque estamos analizando distintas documentaciones para modificar y planificar cómo se va a desarrollar”, señaló.

Relación con los estudiantes
Otra de las diferencias que marcó Farabello para resaltar la importancia de la virtualidad fue: “Es un recurso muy útil para los estudiantes. Porque ven la clase, toman apuntes pero después pueden llegar a verla de nuevo y estudiar”.

También “para los estudiantes es un aprendizaje. Decimos que son nativos digitales, pero lo son en otro mundo, no en el mundo de la educación. Utilizan las redes para sus propios gustos e intereses. Esto fue absolutamente nuevo para los ellos, sobre todo para los ingresantes. Porque esperaban un aula o encontrarse con el docente cara a cara, conocerlo”, manifestó.

Por último, Farabello se refirió a las experiencias de la vida universitaria que se vieron interrumpidas por el contexto. “Algunos no conocen un edificio nuevo. Tampoco cómo moverse dentro del ámbito universitario, compartir un mate y una lectura con el compañero o hacer resúmenes en conjunto. Todos los que pasamos por la Universidad sabemos que no es lo mismo estudiar solo que hacerlo en compañía y en la virtualidad esto es muy diferente”.



Otras noticias
Carreras 2021
A voz do morro - Coro Tahil Mapu 2020
El señor Juan Sebastián - Coro Tahil Mapu 2020
Música para compartir- Diego Bertoni
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | EDUNER | Radio y TV | Cultura |
La UNER en Facebook La UNER en Youtube La UNER en Flickr