Facultades - 17.12.2020

Convertirse en médicas en medio de la pandemia

Agostina Bordet, Milagros Molina, Alejandra Malliet y Ekaterina Fiorotto egresaron como médicas de la UNER.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Convertirse en médicas en medio de la pandemia
Convertirse en médicas en medio de la pandemia

 “No hubiera podido estudiar medicina si no fuera por la UNER, porque no tenía facilidades para irme. Aproveché al máximo e hice la carrera acá, en mi propia casa. Está bueno estudiar en la UNER, porque no somos un número, los docentes están enfocados en nosotros y son muy exigentes para que seamos buenos profesionales”, destacó Milagros Molina, en dialogo con El Reverso por la FM UNER 91.3 de Concepción del Uruguay. 


La nueva profesional expresó que a pesar del año complicado, difícil y lleno de incertidumbre que tuvieron por la pandemia pudieron festejar. “Habíamos comenzado las prácticas hospitalarias con mis compañeras y se detuvieron cuando comenzó el aislamiento por la pandemia. Por suerte, una vez que reabrió la Facultad y después de varios meses de práctica pudimos culminar con el examen. Fue gratificante porque nos pudimos recibir las cuatro juntas”, agregó.

“La Facultad será parte de mí siempre. Actualmente soy ayudante en algunas cátedras y si bien no pensé mucho aún, voy a seguir ligada, voy a seguir haciendo docencia porque es algo que me gusta. Es un espacio tan amigable y familiar, que preferís quedar charlando con tus compañeros y disfrutando un poco”, reveló Molina.

 Por su parte, Ekaterina Cevey Fiorotto señaló que “fue un año atípico para todos, tuvimos demasiados altibajos tanto emocionales como profesionales. Comenzamos hiperactivas pensando el proyecto final, encuestas, la población que íbamos a investigar y cómo hacerlo. De repente tuvimos que poner una pausa y todo lo que habíamos proyectado se había desvanecido en el aire”.

En este camino atravesado por la pandemia “fue difícil acostumbrarse a clases virtuales, trabajos prácticos mediante campus, estar pendientes de un mensaje por una clase que pudiera suspenderse o no, si Internet funcionaba o no, los emails con la respuesta de los trabajos prácticos”, indicó Fiorotto.

 

“Estábamos acostumbrados a los trabajos prácticos en equipo, con una devolución cara a cara con el profesor y de repente todo se convirtió. Al comienzo fue un poco caótico porque no nos hallábamos, fue muy difícil pero lo logramos. Tuvimos y tenemos docentes que pueden adaptarse a la adversidad y pudieron seguir enseñándonos”, expresó.

Más allá de las adversidades, la oriunda de Larroque contó que “fueron muchos años de UNER, de la Facultad, donde aprendimos mucho. Este año fue el broche de oro porque nos convertimos en profesionales de la Salud y también nos hizo crecer como personas. Recibirse en pandemia es algo increíble y fuimos muy afortunadas de lograrlo después de todo lo que atravesamos este año. Me llevo cosas increíbles de la Facultad”.




Agostina Bordet, también al igual que sus compañeras tuvo que sortear un año complejo. “Este año fue complejo y donde tuvimos que adquirir nuevas normas de estudios, nuevas formas de aprender. En nuestra Universidad todos se comprometieron para que sigamos estudiando, seguir con nuestra formación más allá de que en un primer momento había algunas dificultades”.

En este sentido, la profesional oriunda de Caseros también destacó que “a la Universidad Pública le debo todo. Tal vez de haberme ido a otro lado no podría haberme graduado o al menos tendría mayores dificultades, no por lo académico, sino por lo económico y lo afectivo también”.

  “Soy de Caseros y tengo a mi familia cerca. Si extrañaba o precisaba algo, estaban acá enseguida y eso es algo muy importante en la vida de los estudiantes, sobre todo en los primeros años, cuando todo es nuevo, complejo y te vas adaptando”, contó.

 Para Alejandra Malliet el haberse graduado de la universidad pública fue un hito en su vida. “Mi pasaje por la carrera ha sido un constante aprendizaje, año a año. Tuve la oportunidad de tener a profesionales brillantes a cargo de nuestra carrera y en todas las áreas, que nos transmitieron sus conocimientos y experiencia para nuestra formación”.

 “La Facultad no solamente nos ha brindado clases teóricas sino que también nos ha permitido instancias de prácticas constantes, tomando contacto con pacientes reales. También hemos trabajado en el hospital simulado de la FCS que tiene todos los recursos necesarios para una mejor formación. Realmente considero que la institución invirtió mucho en recursos para favorecer a nuestro aprendizaje constante”, remarcó.

 “Este año nos ha dejado un gran aprendizaje de ser solidarios, de poder pensar en el otro como lo hacemos con uno mismo. El hecho de ser médica en el contexto de la pandemia es un desafío y genera miedo pero también genera un gran entusiasmo”, expresó Malliet.

 Finalmente la profesional subrayó: “Mis compañeras han sido luchadoras y por eso han llegado hasta acá. Cada una dará lo mejor para nuestros pacientes, cumpliendo con esa mirada que la Facultad nos ha puesto que es lo social y en eso nos vamos a centrar”.







Otras noticias
Carreras 2021
Estudiá en la UNER
A voz do morro - Coro Tahil Mapu 2020
El señor Juan Sebastián - Coro Tahil Mapu 2020
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Coronavirus | Facultades | EDUNER | Radio y TV | Cultura |
La UNER en Facebook La UNER en Youtube La UNER en Flickr La UNER en Flickr La UNER en Flickr