- 04.10.2019

Ligar las pasiones con los desafíos

El Doctor en Ciencias Empresariales por la Universidad de Mondragón, Jon Aldazábal Basauri, dictó el curso de Posgrado “Gestión del conocimiento y talento de las personas en las organizaciones” en la sede de Rectorado de la UNER.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Ligar las pasiones con los desafíos
Jon Aldazábal proviene de la Universidad de Mondragón, institución sin ánimo de lucro privada y cooperativa nacida a la luz de uno de los movimientos cooperativos más importantes del mundo: el Grupo Mondragón. Allí tiene el rol de docente, investigador y consultor y se maneja en las áreas de estrategia, desarrollo de negocios y gestión del conocimiento y talento de las personas.

“Tratamos de acercarnos a la realidad desde una visión humanista de las organizaciones empresariales y de cualquier organización intentando tratar de dejar de lado este cliché de la persona como centro”, explica Jon.
La forma de abordar esta lógica se plantea desde cuatro diferentes ángulos:
 


Primero, el de la Estrategia desde el ámbito organizativo, de los subgrupos y de las personas, y del propósito que puedan tener tanto las personas dentro de una organización, los equipos de los que se forma parte y la propia organización en su conjunto;

la segunda es la de la Estructura: la forma de organizarse incide directamente tanto en los resultados obtenidos como en el desarrollo personal y profesional de las personas;

ligado a estos dos ángulos, está el Liderazgo. Si bien las lógicas de las organizaciones han estado supeditadas a las relaciones de órdenes y mando, si ésta quiere ser dinámica requiere de una forma de tratamiento e interacción con las personas que vaya más allá y permita que se desarrollen personal y profesionalmente;

y englobando todo esto aparece la Cultura Organizacional, entendiéndola como la suma de actitudes, comportamiento y normas de las personas, que determinan la capacidad de plantear estrategias avanzadas con estructuras dinámicas.

Tanto en el talento como en el liderazgo el temperamento juega un papel fundamental, sea de nacimiento o aprehendido. “Lo que la ciencia está aportando con esta lógica de ‘líder se nace o líder se hace’ es que en función de qué exposición tengamos en determinados entornos nuestro temperamento inicial tiene una capacidad de adaptación importante”, cuenta el profesional vasco. “Partimos de la premisa de que las personas podemos desarrollar estas capacidades y competencias para ejercer un liderazgo más acorde a los tiempos de esa persona, alejado del cliché”, finaliza.
 
Otras noticias
PIP - Valor y Visión
Estrategias de Articulación Territorial - Mesas Regionales
La investigación cualitativa en la formación universitaria
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr